Te llamamos
  • 958 98 02 48 info@laalfaguara.com
  • sindrome vespertino

    SÍNDROME VESPERTINO

    Hoy queremos hablar del llamado síndrome vespertino. Se trata de que algunos enfermos de Alzheimer experimentan episodios de agitación, inquietud y confusión al atardecer y durante la noche. Es importante que los profesionales encargados de atender a estas personas sepan por qué ocurre y qué se puede hacer ante estas situaciones.

    El síndrome vespertino hace referencia a un estado anímico marcado por la confusión, el desorden conductual y la agitación. Se le llama también síndrome crepuscular o sundowning. Como decimos, este periodo de agitación e irritación extremas comienza durante la tarde y continúa durante la noche. Varios estudios revelan que el síndrome vespertino afecta hasta un 20% de los pacientes con Alzheimer. Generalmente aparece en la etapa intermedia de la enfermedad. Se cree casi con toda seguridad que está causado por una disfunción del ritmo circadiano. Este está regulado por el núcleo supraquiasmático y la melatonina. Lo que ocurre es que la enfermedad del Alzheimer daña esa zona del cerebro y también disminuye la producción de la hormona relacionada con el sueño, alterando el reloj biológico y causando la confusión entre el momento de dormir y despertar.

    En el Grupo Alfaguara te recordamos que el síndrome vespertino o crepuscular también puede estar influenciado por otros factores tales como los cambios ambientales, el cansancio mental y físico o determinados tipos de iluminación. Como decimos, los síntomas principales son la confusión y la agitación. Esta puede manifestarse de diversas formas. La persona puede tirar objetos de manera compulsiva, intentar romper su ropa, deambular, desorientarse o tratar de autolesionarse.

    En cuanto a la forma de afrontar el síndrome vespertino, se trata de abordarlo desde varios puntos de vista: ambiental, nutricional, médico, farmacológico, etc. Uno de los consejos principales que poner en práctica en el día a día es exponer a estas personas a la luz natural en las primeras horas de la mañana para regular su reloj biológico. Por supuesto, reducir el ruido ambiental y transmitirles tranquilidad hablándoles de forma calmada y cariñosa. Realizar ejercicio físico moderado y adaptado también ayudará a estas personas a descansar mejor por la noche. Por descontado, se ha de seguir una dieta equilibrada y sin cafeína con horarios fijos para comer.

    ALERGIAS EN PERSONAS MAYORES