Te llamamos
  • 958 98 02 48 info@laalfaguara.com
  • estancia diurna

    BENEFICIOS DE VIVIR EN UNA RESIDENCIA DE LA 3ª EDAD

    Unidad de estancia diurna La Alfaguara

    Con el paso de los años es un hecho indudable que las capacidades físicas de cualquier persona se van deteriorando poco a poco. Incluso en algunos casos se necesita ayuda para continuar con las actividades de la vida diaria. En ese momento puede ser necesario acudir a una de nuestras residencias del grupo Alfaguara donde ofrecemos atención a personas de la tercera edad las 24 horas en un espacio totalmente adaptado.

    La clave para tener una vida más cómoda es la adaptabilidad. En nuestros centros las personas mayores cuentan con espacios que se adaptan a sillas de ruedas, andadores y, en resumen, a los problemas de movilidad que pueden tener sus residentes.

    Y nuestro personal disponible las 24 horas que está pendiente de lo que puedan necesitar las personas que viven en ellas. Tanto si necesitan asistencia médica como tomar una medicina o levantarse para ir al baño.

    Además, ofrecen un entorno en el que pueden convivir muchas personas, lo que facilita las relaciones interpersonales. Es importante que se mantenga una conexión social a determinadas edades.

    Sin olvidar la estimulación mental y física que se puede lograr con diferentes actividades.

    En nuestros espacios encontrarás todo lo que puede necesitar para hacer que las personas que viven en ella llevan una vida lo más cómoda posible.

    Es bueno programar actividades diferenciales, tanto en las fechas especiales como en cualquier otra. A eso debemos añadir la realización de espectáculos y actividades culturales, los menús y postres, y los eventos especiales. Además, existe la organización de cursos o entretenimientos temporales como puede ser una tarde de bingo o un recital de canto regional.

    Todo esto les ayuda a sentirse bien, a incrementar su ilusión, a hacerles sonreír, y a potenciar esas ganas de seguir viviendo. Una esperanza que, por sus circunstancias específicas, no siempre mantienen.

    Las residencias son un revulsivo contra la soledad. Una sensación que muchas veces invade a las personas que, con movilidad reducida, no pueden salir a la calle por ejemplo a dar un paseo sin ayuda. Durante la etapa final de nuestras vidas, es normal que las personas nos sintamos menos capaces y que nos cueste aceptar de algún modo esa pérdida de autonomía. Esto es algo que no todas las personas asumen de la misma forma. Algo que se hace más complicado si la red de relaciones familiares y afectivas es débil o si se tiene cierto grado de dependencia. Por eso es tan importante establecer nexos de comunicación con los usurarios. En definitiva, en la tercera edad se necesita una cantidad extra de compresión y cariño. 

    Si buscas una residencia de confianza para tus mayores, en Grupo Alfaguara te ofrecemos lo que necesitas.

     

    DÉFICIT DE VITAMINAS EN PERSONAS MAYORES
    DIETA EN LA TERCERA EDAD