COMO PREVENIR ALGUNOS ACCIDENTES

Como bien sabemos quienes trabajamos en los centros residenciales para personas mayores, una de nuestras obligaciones es la de prevenir que nuestros mayores no sufran ningún accidente. Es cierto que los ancianos son más propensos a sufrir caídas o a hacerse quemaduras por mencionar solo algunos de los percances que sufren con más frecuencia.

La edad o, mejor dicho, sus consecuencias son una de las principales causas de estos accidentes. La combinación de la pérdida de visión, de fuerza muscular y de reflejos hace que, el anciano no detecte a tiempo un obstáculo y no pueda evitarlo y con la inercia del tropezón da con sus huesos en el suelo. Para evitar esto. En los centros del Grupo Alfaguara nos ocupamos que los pasos sean diáfanos, que nuestros residentes no se encuentren objetos por los pasillos ni en sus habitaciones ni tampoco en las zonas comunes para que no puedan tropezar. Por eso también en las escaleras o en los baños, zonas en las que son más frecuentes las caídas, se colocan puntos de apoyo que les ayuden a sujetarse.

La pérdida de la memoria a corto plazo es también una de las causas más frecuentes de los accidentes de los ancianos que viven solos. Puede pasar varios días sin tomar la medicación creyendo que ya la había tomado previamente o puede que, al no recordarlo, decida tomar una doble dosis. Y tan mala puede ser una cosa como otra, especialmente si se repite la pauta durante varios días.

Nosotros llevamos un riguroso control de la medicación que debe tomara cada uno de nuestros residentes.

Sabemos hacer nuestro trabajo, unete al Grupo Alfagura, confia en nosotros. Más información.

REHABILITACIÓN NEUROLÓGICA

La rehabilitación neurológica tiene el objetivo de tratar a personas que han perdido capacidad motora, funcional y cerebral a consecuencia de traumatismos, alguna enfermedad o a trastornos del sistema nervioso.

Nosotros el Grupo Alfaguara nos comprometemos con este tratamiento y tenemos como objetivo tratar a personas que han perdido capacidad motora, funcional y cerebral a consecuencia de traumatismos, alguna enfermedad o a trastornos del sistema nervioso.

Se trata de aprovechar lo que se conoce como plasticidad cerebral y que es la capacidad del cerebro de adaptarse a las limitaciones impuestas por este tipo de afecciones, de manera que el paciente pueda volver a aprender a caminar, a hablar o a recuperar la movilidad perdida en algunas partes del cuerpo al resultar dañada una parte concreta del cerebro.

¿En qué situaciones tenemos que actuar? Emplearemos la rehabilitación en los siguientes casos:

  • Accidentes cerebrovasculares.
  • Infecciones que afectan al cerebro (meningitis, encefalitis, etc.)
  • Traumatismos craneoencefálicos graves.
  • Lesiones de la médula espinal.
  • Trastornos neuromusculares (distrofia muscular, tumores de encéfalo o médula espinal, mistenia, neuropatía periférica, etc.)
  • Enfermedades degenerativas (Parkinson, Alzheimer, ELA, esclerosis múltiple, etc.)
  • Trastornos funcionales (neuralgias, mareos, epilepsia, mareos, vértigos, etc.)

Son tantos los problemas que puede ser tratados por la rehabilitación neurológica que se requiere un equipo multidisciplinar, en el que se incluyen numerosas especialidades, cirujanos, ortopedas, fisioterapeutas, psicólogos, psiquiatras, terapeutas ocupacionales, neurólogos, fisiatras, asistentes sociales, personal de enfermería, etc. Confía en nosotros, lo tratamos a diario somos parte de la solución.

Hay que tener en cuenta que los programas de rehabilitación deben diseñarse de forma específica e individualizada para cada paciente, atendiendo a sus limitaciones de movilidad y funcionalidad neurológica, así como a la enfermedad que las ha ocasionado.

Si quieres más información muy atentos a nuestros próximos post hablaremos más sobre el tema.

NO ABUSAR DE LA TELEVISIÓN

Cuando eliges Grupo ALFAGUARA donde dejar a tus mayores, valoras múltiples aspectos, especialmente los cuidados asistenciales, el confort y el aspecto humano de sus profesionales.

Una buena residencia es mucho más que un lugar físico para dejarlos. Es, antes que nada, un entorno humano y familiar en el que transcurre su vida, se relacionan con otras personas y están perfectamente atendidos.

Tanto si viven en sus casas como en una residencia, el aburrimiento es uno de sus principales problemas. Su edad, su estado físico y sus circunstancias les impiden realizar un buen número de actividades, por lo que el consumo de televisión se convierte en una de sus ocupaciones habituales.

Según los estudios realizados, el consumo medio de televisión por persona en España alcanza las cuatro horas y treinta y dos minutos. Es una cifra récord, el nivel más alto en los últimos quince años. Si bien no existen análisis específicos sobre estos datos en los mayores de 65 años, lo cierto es que la experiencia nos hace entender que este público figura entre los que más tiempo pasan delante de un televisor.

En sí misma, no es una afición negativa, ni mucho menos. Les permite mantenerse al corriente de la actualidad, entretenerse, recordar tiempos pasados, disfrutar y alejar la mente de sus ocupaciones diarias. Además, existe una programación variada que satisface a todo tipo de públicos: los programas del corazón, los deportes, los informativos y las películas de antaño son, desde luego, los favoritos entre nuestros ancianos.

Sin embargo, es importante combinar este pasatiempo con otros más activos y dinámicos. De este modo, física y mentalmente se sentirán más estimulados y mejorados.

Por eso, en las mejores residencias, como las nuestras…. cuidamos al máximo el tiempo libre de nuestros residentes. Llámanos  y comprueba nuestra programación diaria.

CUIDADO CON EL CALOR

Parece que cada año hace más calor y no sabemos si será cierto, pero existen las olas de calor y todos tenemos que tener especial cuidado en ciertas horas y momentos del día.

En nuestros centros y residencias trabajamos duramente para que los mayores no se vean afectados por las elevadas temperaturas. El calor genera en el organismo reacciones que no pueden ser controladas y que pueden provocar graves problemas de salud. Durante el verano, además, nos exponemos más al sol, lo que conlleva una serie de riesgos adicionales para los mayores.

Desde Grupo Alfaguara se vigila a los mayores para que, en todo momento, estén protegidos. Lo que se pretende evitar son problemas como la fatiga, el golpe de calor o lipotimia, la insolación, el malestar general o los calambres y las patologías musculares.

Ten presente que instamos a los mayores a que beban muchos líquidos, evitando que los mismos contengan grandes cantidades de azúcar, alcohol o cafeína, puesto que el efecto sería contrario y aumentaría la deshidratación. El agua siempre es el mejor aliado.

Tienes que animar a vestir ropa cómoda, fresca, ligera y de color claro. Es importante que las prendas dejen transpirar, así como evitar el calzado tipo chancla, pues aumenta el riesgo de caída.

Si se sale a la calle, la protección solar debe ser elevada para evitar enfermedades en la piel y sus consecuencias. Para esto, lo mejor es permanecer dentro del centro geriátrico durante las horas centrales del día y usar aparatos de aire acondicionado. Asimismo, por las mañanas se deben ventilar las estancias.

Por último, te recordamos que hacer comidas ligeras es lo ideal para los mayores, aunque sea incrementando la frecuencia de las mismas. En la dieta de verano, se deben incluir productos como frutas, verduras o ensaladas. Es importante que exista una variedad de productos, al igual que el resto del año.

Te contamos cómo protegemos a los mayores ante elevadas temperaturas. Una dieta variada y el uso de aparatos de climatización son nuestros aliados. Todo esto y mucho más te ofrecemos en nuestros centros del Grupo Alfaguara.