¿CUALES SON LAS NECESIDADES SEGÚN EL GRADO DE DEPENDENCIA?

La vida es un camino que puede traernos tanto momentos buenos como malos, sin embargo, la importancia consistirá en saberlos afrontar pensando siempre en aquellos a los que más queremos. Uno de los tragos más duros por los que se puede pasar, es el de ver a un ser querido impedido por el envejecimiento, una situación que genera un grado de dependencia distinto para cada persona, el cual deberá ser valorado y por supuesto, atendido de acuerdo a cada caso, de esta forma conocer cuándo será necesario contar con algún tipo de ayuda.

Grados de Dependencia

Previo a la toma de decisión en la búsqueda de esa ayuda para tu ser querido, es importante conocer previamente el estado en el que se encuentra, aquí es donde explicaremos cada grado de dependencia, que no son más que una escala para comprender en qué situación se encuentra una persona que necesita de cuidados.

a) Grado de Dependencia I. Dependencia moderada: Con este grado la persona necesita atención para realizar algunas actividades cotidianas al menos una vez al día. Siendo el grado más leve de todos, tiene necesidades intermitentes de asistencia o apoyo para su autonomía personal. Es decir, cada día debe acudir un familiar o un/a cuidador/a para ayudar con tareas concretas como puede ser la alimentación, aunque no haya una dependencia absoluta de alguien más.

b) Grado de Dependencia II. Dependencia severa: Se considera el tipo de dependencia que ocupan las personas que no necesitan un cuidador las 24 horas, pero que sí requieren asistencia dos o tres veces al día para realizar varias actividades básicas de la vida diaria.

c) Grado de Dependencia III. Gran dependencia: A Las personas que le han otorgado este grado necesitan el acompañamiento continuo de otra persona para poder llevar a cabo sus tareas cotidianas varias veces al día. Debido a la pérdida total de su autonomía física, mental, sensorial e intelectual, necesitan un apoyo constante  el constante apoyo de alguien más para su autonomía personal.

Cuidador según el grado de dependencia

La experiencia que hemos acumulado en el Grupo La Alfaguara nos ha hecho comprender cada grado de dependencia así como sus atenciones necesarias.

El Grado de Dependencia I, le permite disfrutar a las personas de cierta autonomía, es por esto que se trata de un perfil perfecto para Centro de Día, ya que no estará limitado en ningún momento para realizar las actividades y disfrutar de los servicios que te ofrece un Centro de Día en toda su amplitud, además de que estará capacitado para trabajar todas las áreas tanto física como cognitiva

Quienes se encuentren en Grado de Dependencia II, necesitan de una ayuda más continua y de un seguimiento más específico el cual  también lo ofrece cualquiera de nuestros centros de estancia diurna, como realizar el control del horario de sus comidas, la supervisión en la toma de su medicación, como también ayudar a su movilidad en el desplazamiento dentro y fuera del hogar. Tendremos la gran responsabilidad de no solo ayudar en las funciones básicas de la persona mayor, sino también a motivar mejorar su motricidad para que pueda realizarlas por sí solas.

Ahora bien, con las personas mayores que están ya en Grado de Dependencia III, la situación se tornará diferente. La necesidad de un cuidado interno 24/7 será preciso para este tipo de situación, pues sus cuidados demandarán una dedicación absoluta, debido a que la persona ha perdido totalmente su autonomía física, mental, intelectual y/o sensorial, necesitando el apoyo permanente de alguien más. La necesidad ya no consistirá en únicamente acompañarlo, sino en ayudarlo con las funciones más básicas del ser humano como el de alimentarse, vestirse o bañarlos.

¿Cuál es la mejor decisión?

Seguramente que estás en un momento decisivo, y que quieras ofrecer a ese familiar el mismo trato que él te dio cuando lo necesitaste en un pasado, posiblemente te encuentres en una situación de impotencia, en la que no sabes como ayudar a tu familiar o allegado, y también la falta de tiempo no te permite compaginar tu vida laboral y personal.

Antes que nada, es importante que la familia previamente conozca cuáles son las actividades más limitantes y que les cuesta más trabajo realizar, con esto sabremos el tipo de cuidado que necesita tu familiar.

En La Alfaguara, podemos ayudarte, realmente somos muy conscientes de las preocupaciones que se generan en este tipo de situaciones, sabiendo que queremos brindar la mejor asistencia a vuestros padres o familiares que lo necesitan. Entra en nuestra web y sal de dudas.

COMO CUIDAR LA PIEL DE NUESTROS MAYORES

cuidado piel

¡Buenos días a todos! En el post de hoy, desde Grupo Alfaguara, atención integral al mayor, queremos hablaros de algunos de los cuidados de personas mayores, en concreto os vamos a dar algunos consejos para su piel.

Cuidar la piel es muy importante para todas las personas sea de la edad que sea. Pero para las personas mayores, mucho más, ya que, con el transcurso del tiempo, la piel va envejeciendo y haciendo que esta, sea más sensible que de costumbre.

Estos son algunos consejos de cuidados para la piel en ancianos, para que la piel de nuestros mayores esté lo más cuidada posible:

  1. Hidratarla, la correcta hidratación de la piel se logra con una serie de medidas:
  2. Beber al menos 2,5 litros de agua al día.
  3. Incrementar la ingesta de frutas y verduras en la dieta.
  4. Utilizar una crema hidratante después de la ducha o el baño.
  5. Usar jabones suaves para el aseo personal.
  6. Utilizar agua templada, mejor que muy caliente, para ducharse o bañarse.
  7. Evitar los espacios con ambientes muy secos. Se puede utilizar un humidificador en casa.
  8. No fumar.
  9. Beber mucha agua

Los beneficios de una buena hidratación son muchísimos. Es recomendable que nuestros mayores tomen aproximadamente 10 vasos de agua durante el día. Para que esto no se les haga muy pesado, ya que no suelen tener mucha sed, pueden beber infusiones como por ejemplo manzanilla.

  • Tener una buena alimentación

Ya sabemos este dicho, somos lo que comemos. Es importantísimo, que las personas mayores tengan una alimentación variada, con muchas verduras y frutas, ya que eso es fundamental para su salud. Una buena alimentación se verá reflejada no solo internamente, sino también externamente en la apariencia de nuestra piel.

  • Utilizar cremas hidratantes

Con el agua y una buena alimentación, ya estamos ayudando a mejorar la hidratación de la piel de nuestros mayores, pero siempre es bueno ayudarnos de cremas que les hidraten la piel en profundidad. Sobre todo, después del baño, ya que el agua caliente reseca mucho la piel. Por lo que también es recomendable que se duchen con agua templada y no, muy caliente.

  • Usar protección solar

Solemos tender a usar la protección solar solo en verano, pero la piel de nuestros mayores es muy fina y sensible. Es recomendable que usen protección tanto en verano, como en invierno, ya que, aunque el sol no sea tan fuerte como en verano, estamos expuestos a él todo el año.

Deseamos que os haya gustado el post de hoy. Ya sabéis que podéis visitarnos en nuestro centro contactarnos para cualquier duda o pregunta. ¡Nos vemos pronto!