EJERCICIOS TERCERA EDAD

Cuando analizas nuestras residencias los familiares, no solo se fijan en las instalaciones y la plantilla de profesionales que se ocuparán de atenderlos. Aunque estos aspectos son fundamentales, para garantizar un envejecimiento saludable, es importante conocer el tipo de dieta que proponen y los ejercicios deportivos o de terapia ocupacional que realizarán nuestros padres o tíos para mantenerse activos.

Todas las personas deberíamos incorporar algún tipo de actividad deportiva a nuestra rutina diaria. También, por supuesto, los mayores. En función de la edad y de las condiciones de salud de cada uno, podemos planificar unos ejercicios u otros, más o menos intensos.

Se puede crear todo un plan de deporte semanal.

El grupo Alfaguara propone actividades que ofrezcan alegría y diversión, tanto dentro como fuera del centro para mayores. De esta manera, si los realizan con ánimo y sintiéndose cómodos, les costará menos esfuerzo y los beneficios serán mayores.

La edad, no debe convertirse en un obstáculo para practicar deporte o, en su defecto, recibir tratamientos de terapia ocupacional para conservar las habilidades y capacidades físicas. Entre las actividades más indicadas para las personas mayores, podemos destacar salir a caminar varias veces por semana, montar en bicicleta estática o al aire libre, practicar natación, el baile, hacer taichí, realizar ejercicios de gimnasia aeróbica…

Nuestro equipo de terapeutas se encarga de que todos se sientan activos y no pierdan capacidades físicas mediante la programación de actividades en nuestra residencia para mayores, una de las más prestigiosas de nuestra ciudad.

Es muy importante que el ejercicio físico tenga un papel protagonista en el día a día de cualquier residencia, para que mejore la salud de las personas mayores y su estado de ánimo. Los profesionales de la residencia se encargarán de adaptar el ejercicio a las capacidades y limitaciones de cada uno de los ancianos.

El yoga, la gimnasia o el pilates son sólo algunas de las actividades que pueden ser muy beneficiosas para que los ancianos vuelvan a realizar ejercicio físico. Nadar es también otra de las actividades más saludables con las que pasar una buena parte de la mañana o la tarde. Es importante que, sea cual sea la actividad que realicen los ancianos, tenga como finalidad entretener, relacionarse con otras personas y divertirse.

Organizar grupos para ir a andar puede ser también una buena solución. También organizar pequeñas excursiones a museos, rutas, etc. De esta manera, realizan ejercicio físico casi sin darse cuenta. Son muchos los beneficios del ejercicio físico, ya que no sólo los mayores lograrán estar más ágiles y activos, si no que su estado de ánimo mejorará, su tensión bajará y conseguirán coger mejor el sueño.

Los ejercicios en grupo son unas de las actividades comunes en nuestro grupo de residencias.

Nuestras recomendaciones son:

  1. CAMINAR

Este deporte además de combatir con el sedentarismo, mejora la densidad ósea de los huesos. Lo más recomendable es caminar en pareja o en grupo, para aumentar así el incentivo y mejorar las relaciones sociales de los mayores

  1. MONTAR EN BICICLETA

Con este deporte aumentamos la resistencia física, por lo que mejora la capacidad de los mayores para realizar sus tareas cotidianas, además de mejorar el equilibrio y la coordinación.

  1. BAILAR

Entrena el corazón y otros músculos del cuerpo. El baile además produce relajación, bienestar y alegría a nivel psicológico. Uno de los mayores beneficios de este deporte es que mejora la memoria, ya que la persona tendrá que aprenderse los pasos y coordinarse con su pareja.

  1. NATACIÓN

Este deporte es muy completo, ya que entrena músculos, resistencia y mejora el sistema óseo y de las articulaciones. La natación, además, abre el apetito y permite a los mayores descansar mucho mejor por las noches.

  1. AQUAFITNESS

En cuanto al aquafitness, este aporta beneficios muy similares a la natación, como el entrenamiento de músculos y la resistencia, entre otras. Sin embargo, desde un punto de vista social, favorece las relaciones sociales de los mayores.

  1. YOGA

El yoga, sin duda, es uno de los deportes que más se adapta a personas de tercera edad. Con este conseguirán una mayor flexibilidad y múltiples beneficios para el cuerpo y la mente, aumentando así la capacidad de concentración, de atención y la memoria.

  1. PILATES

La principal ventaja del pilates es que ayuda a controlar la respiración y a mejorar la elasticidad de los ligamentos. Otros aspectos positivos de dicho deporte son: la mejora del sistema circulatorio, puesto que son ejercicios suaves y lentos y mejoran el flujo sanguíneo; y en el ámbito social, permite a los mayores interactuar con otras personas de su misma edad y mejorar las relaciones sociales.

Confía en el Grupo Alfaguara donde la salud de nuestros mayores es lo más importante.

¿QUÉ ES LA OSTEOPOROSIS?

¡Feliz semana! Desde Grupo Alfaguara creemos que nuestros servicios deben ir más allá de nuestros centros. Por eso, hoy queremos hablaros sobre una de las enfermedades y patologías más comunes en la tercera edad: la osteoporosis.

Imagen representativa de una cadera con osteoporosis.

La osteoporosis se basa en una enfermedad esquelética. En ella se produce una disminución de la densidad de masa ósea. Los huesos se vuelven más porosos, aumentan tanto el número y como el tamaño de las cavidades o celdillas que existen en su interior, volviéndose más frágiles y menos resistentes a los golpes, por lo que se llegan a romper con mayor facilidad.

Puede llegar a causar fracturas. Las más comunes ocurren en cadera, muñeca o columna vertebral, algunas de ellas muy graves.

El hueso es un tejido vivo que se descompone y reemplaza constantemente. Esta enfermedad ocurre cuando la generación de hueso nuevo es más lenta que la pérdida de hueso viejo.

Afecta tanto a hombres como a mujeres. Llevar una dieta saludable y ejercicios con pesas son algunos de los factores que pueden ayudar a prevenir la pérdida ósea o a fortalecer los huesos más débiles.

Causas y síntomas

En el interior de los huesos se producen numerosos cambios metabólicos a lo largo de nuestra vida. Esto lleva a cambios en las fases de destrucción y formación del hueso. Dichas fases se encuentran reguladas por distintos factores como las hormonas, la dieta, la actividad física y la vitamina D.

En condiciones normales, cuando una persona alcanza a los 30-35 años de edad, tiene una cantidad máxima de masa ósea. A partir de ese momento, empieza una pérdida natural esta.

Las causas son muy variadas y numerosas. Desde el alcoholismo, insuficiencia renal, fármacos, enfermedades inflamatorias reumáticas, hepáticas y endocrinas, entre otras.

A esta enfermedad también se le conoce como epidemia silenciosa, ya que no suele presentar síntomas hasta que la pérdida de hueso es tan importante como para que aparezcan fracturas.

Los principales síntomas son:

  • Dolor de espalda
  • Pérdida de estaturaa lo largo del tiempo
  • Adoptar una postura encorvada
  • Huesos que se rompen más fácilmente de lo esperado
Prevención.

Tratamiento y prevención

El principal objetivo del tratamiento de la osteoporosis es la reducción del número de fracturas. Normalmente se basa en mantener hábitos de vida saludable, tales como una dieta equilibrada con alto contenido de calcio, el abandono del tabaco y del consumo excesivo de alcohol. También se aconseja realizar ejercicio diariamente de forma moderada y controlada.

El tratamiento antirresortivo evita la pérdida de masa ósea. Por otro lado, el tratamiento osteoformador estimula la formación del nuevo hueso.

Una buena nutrición y un ejercicio regular son esenciales para mantener los huesos sanos durante toda la vida y evitar la aparición de enfermedades como esta. Un buen consumo de proteínas, calcio y vitamina D, además de mantener un peso corporal adecuado, puede ayudarnos a mantenernos sanos y en forma.

Esperamos que os haya ayudado este post. Para cualquier cuestión no dudéis en contactar con cualquiera de nuestras residencias del Grupo Alfaguara.