Los Centros de Día para Mayores de la Alfaguara se blindan ante la Covid-19

Centro de Día para mayores Nívar

Las unidades de Estancia Diurna del grupo la Alfaguara han reabierto sus puertas a las personas mayores después de un tiempo de confinamiento y el cierre posterior de centros que decretó en septiembre el Gobierno andaluz para evitar el contagio de la Covid-19. En realidad, los trabajadores y el equipo de profesionales que están al frente de los Centros de Día de Mayores del grupo la Alfaguara no han dejado de atender las necesidades de los usuarios, bien por teléfono o en visitas a domicilios bajo estrictas medidas de seguridad.

Es el caso de la Unidad de Estancia Diurna de la Alfaguara en Nívar, cuya directora Aurora Rodríguez Castellar ha comprobado de primera mano la evolución de los mayores que acuden puntualmente al centro para participar en distintas actividades.

Afortunadamente, ninguno de los usuarios ha contraído la enfermedad gracias a la decisión del Grupo La Alfaguara de contratar los servicios de un laboratorio que realiza un control y seguimiento semanal de los mayores que residen o acuden a sus instalaciones. “Desde julio, una vez por semana se les hace la PCR de forma sistemática, lo que nos da mucha tranquilidad porque nos permite llevar un control y evitar que, en caso de positivo, se propague”, explica Aurora Rodríguez.

Pendiente en todo momento de los mayores

El coronavirus ha alterado las condiciones en las que se prestaba el servicio. Se han extremado las medidas de seguridad en las instalaciones y las excursiones han quedado relegadas a paseos por las inmediaciones del centro de día, un lugar privilegiado por estar junto al campo.

“Las actividades han variado bastante por la Covid. Antes hacíamos muchas visitas dinámicas al exterior, ahora intentamos reinventarnos y tratar de introducir alguna novedad. Por ejemplo, el otro día vino un cocinero y nos hizo una paella en la terraza en la que los mayores participaron añadiendo ingredientes. Otros se atreven con las gafas de realidad virtual o se entretienen con las videoconsolas Wii… Intentamos con ello que las actividades sean más entretenidas, limitando las salidas a paseos por el campo que lo tenemos al lado”, precisa la directora.

unidad de Estación Diurna Nívar

Durante los periodos en los que las autoridades sanitarias ordenaron los cierres de las centros de día, el equipo de profesionales siguió realizando un seguimiento exhaustivo de los mayores: “Nos dedicamos a realizar atención telefónica y telemática, llamando a los domicilios todos los días para saber cómo se encontraban, qué necesitaban, si podíamos echar una mano y, de paso, llevar un control y seguimiento de todos los mayores, principalmente de los que son autónomos y viven solos. Luego el contacto fue presencial con visitas domiciliarias con EPIs y medidas de seguridad para dar apoyo y ánimo a nuestros mayores. También les hicimos llegar cuadernillos personalizados con actividades y ejercicios para la estimulación cognitiva. Funcionó bastante bien y sobrellevaron mejor estar encerrados en casa, pero no cubría el servicio que necesitan”, reconoce Aurora Rodríguez.

Centro de Día Mayores Nívar

La importancia de los centros de día para mayores o unidades de estación diurna

La suspensión de la rutina de actividades diarias y la imposibilidad de socializar con personas de la misma edad son el detonante para que muchas personas mayores hayan visto mermadas sus capacidades cognitivas y físicas durante el largo periodo de encierro. Además de la pérdida emocional, tan importante para mantener su estado anímico de manera estable.

“La valoración que sacó del confinamiento es que estar en casa para el mayor es perjudicial en todos los sentidos”, sentencia la directora del centro. Un porcentaje alto de usuarios no se ha incorporado aún al centro de día por temor al contagio o porque han sufrido un importante deterioro durante el tiempo de encierro.

Aurora Rodríguez reconoce que las familias “nos llamaban desesperadas porque en casa veían el deterioro y no sabían qué hacer para frenarlo”. “Durante el estado de alarma, como estaban en casa, se podían encargar de los cuidados de sus seres queridos pero, cuando las autoridades sanitarias cerraron los centros en septiembre durante dos semanas, fue horrible para los familiares porque habían retomado su trabajo fuera y se veían en la imposibilidad de cuidar de sus padres. Estamos hablando de personas mayores, muchas de ellas con demencia senil, que es como dejar un bebé solo en casa”.

Aurora Rodríguez entiende que la situación excepcional que supone hacer frente a una pandemia mundial obliga a extremar las medidas de seguridad de los colectivos más vulnerables, entre los que se encuentran las personas mayores.

Lo cierto es que la reapertura del Centro del Día de Nívar y de instalaciones similares han servido de aliento a muchos mayores porque han podido retomar su rutina y disfrutar de la convivencia con personas de su edad. Su estado anímico se ha fortalecido gracias a la atención y el trabajo diario del equipo de profesionales que vela por su salud. Prueba de ello es la alegría que muestran ante las cámaras de Canalsur, que ya han visitado en dos ocasiones a los mayores para interesarse por su estado.

Mientras, en los centros y residencias del grupo la Alfaguara no se baja la guardia. Su salud es lo que importa.

Beneficios de la fisioterapia en personas mayores

Centro de Día de Nívar

Los beneficios de la fisioterapia en mayores han permitido prolongar su ciclo vital, donde a diario no faltan los retos y el afán de superación.

En el Grupo La Alfaguara se cuenta con un equipo profesional de cuidadores que se encargan de aplicar distintas terapias para que nuestros mayores disfruten de mayor calidad de vida. El envejecimiento activo ha logrado cambiar las rutinas diarias de nuestros mayores con el objetivo de que puedan disfrutar en el último tramo de sus vidas de autonomía y mantener a raya el deterioro físico y cognitivo.

Para ello es fundamental el papel de los fisioterapeutas que trabajan a diario en las residencias y Unidades de Estancia Diurna, también conocidas como Centros de Día. Verónica Macías ejerce de fisioterapeuta en la U.E.D. del municipio de Nívar, gestionada por el Grupo La Alfaguara. Reconoce que los primeros días encontró alguna reticencia por parte de alguno de los usuarios, pero con el paso de los días la expectación fue creciendo a medida que la terapia daba resultados.

“Al principio cuesta muchísimo porque son personas que han estado toda la vida trabajando y ahora lo que quieren o pretenden es descansar. Hay quien ha perdido o tiene disminuidas sus capacidades físicas, otros sienten dolor y no se mueven por miedo a que les reproduzca. Nuestro trabajo es estimularlos y convencerles de que el ejercicio diario fortalece cuerpo y mente”, explica Verónica Macías.

mayores Nívar

Su labor diaria en el Centro de Día de Nívar se centra en combinar sesiones individuales y de grupo: “La individual dependerá del tipo de la patología que tenga esa persona: si tiene una artrosis se le hace un tratamiento específico para ello y si tiene una hemiplejía se trabaja sobre esa enfermedad. A nivel grupal intentamos estimular el aparato locomotor pero no de forma aislada. Para ello hacemos sesiones de gerontogimnasia, musicoterapia, gimnasia acuática, juegos…, actividades que mejoren su estado físico y emocional”, detalla la fisioterapeuta.

El objetivo es conseguir un nivel de autonomía óptimo que contrarrestre la disminución de la capacidad de respuesta del cuerpo y el cerebro que ocasiona el envejecimiento.

Fisioterapia en mayores

Las patologías que más se repiten entre nuestros mayores son la artrosis, osteoporosis, artritis, problemas cardiovasculares, diabetes y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson. Sobre estas últimas, los ejercicios de la fisioterapia contribuyen a “mantener a raya” la enfermedad, frenar la evolución de dos enfermedades que conducen a una pérdida progresiva de autonomía.

La terapia musical ofrece muy buenos resultados, según coinciden distintos especialistas. Verónica acostumbra a realizar la gimnasia grupal con música. “Lo hemos probado con personas con Alzheimer y los resultados son espectaculares. Personas que no reaccionaban a casi ningún estímulo, con música son capaces de levantar la mirada, sonreír… Incluso hay casos en los que son capaces de recordar la rutina. Comprobamos cómo una persona que tiene afectada la memoria a corto plazo, asimila en su cerebro un concepto nuevo y consigue recordarlo”.

También es importante el trabajo con las familias. Verónica Macías señala que el papel de los seres queridos que rodean al mayor es fundamental. En los casos de pacientes hemipléjicos, el tratamiento debe seguirse en casa: “Nosotros iniciamos el tratamiento en el centro pero si no se tiene continuidad en casa no sirve de nada. Intentamos mantener el contacto con las familias, incluso mandamos ejercicios específicos para trabajar la movilidad”, comenta.

Mayores Nívar La Alfaguara

Recomendaciones para personas mayores

  • Mantenerse intermitentemente activo para ganar la partida al sedentarismo. Las personas mayores deben evitar permanecer sentadas o tumbadas durante periodos prolongados de tiempo.
  • Es conveniente levantarse al menos cada dos horas para estimular la respuesta de nuestro sistema osteomuscular, cardiorespiratorio y nervioso.
  • Levantarse y caminar contribuye a fortalecer los músculos y prevenir accidentes y enfermedades. Si vence el cansancio, es mejor descansar sentado que tumbado. Se recomienda caminar entre 30 o 40 minutos por la mañana y la tarde para mantenerse activo.
  • Realizar a diario una tabla de ejercicios físicos y cognitivos ayuda a mejorar el estado físico y emocional. Las posibilidades para hacer deporte son infinitas, tanto como la imaginación.

En definitiva, “el movimiento es vida” y conviene tenerlo en cuenta a medida que nos hacemos mayores.