Terapia personalizada para evitar el aislamiento de hombres mayores

En el centro residencial y en la Unidad de Estancia Diurna de mayores de La Alfaguara, en el municipio de Salar, han puesto en marcha un programa de terapia ocupacional para tratar de incentivar la participación de los hombres, más reticentes que las mujeres a la hora de implicarse en tareas para prevenir enfermedades y mantener su salud.

Los profesionales terapeutas han constatado que los hombres de edad avanzada son más apáticos que las mujeres cuando toca asistir a los talleres de envejecimiento activo. Para estimularlos y conseguir su implicación, el personal de la residencia y del Centro de Día La Alfaguara de Salar se ha visto obligado a adaptar las actividades a sus necesidades.

Sentirse reconocidos

“Ellos quieren sentirse útiles, que lo que están haciendo sea importante o valioso, que no les resulte una actividad infantil o lo consideren un esfuerzo vano”, explica Mónica Vergara, directora del complejo geriátrico de La Alfaguara en Salar.

En la actualidad son quince los mayores que participan de un programa de terapia ocupacional personalizada que consiste en la realización de actividades con materiales con los que han estado familiarizados durante su experiencia vital y bagaje personal, en este caso madera, cuerdas o esparto. “La mayoría de ellos son personas que han desarrollado su vida en el mundo rural, en tareas relacionadas con la agricultura a los que les cuesta implicarse en otras actividades de animación donde la mujer es más desinhibida y espontánea”, argumenta.

WhatsApp Image 2020-01-21 at 6.59.54 PM (1)

El resultado no ha podido ser más satisfactorio. Hoy los hombres de edad avanzada, residentes y usuarios de los servicios de La Alfaguara, disponen de un amplio abanico de ocupaciones que incluyen también trabajos de jardinería y con piezas mecánicas.

Principales beneficios de la terapia ocupacional

La directora Mónica Vergara destaca el trabajo terapéutico para mejorar las capacidades de los mayores, en este caso de los hombres, muy enfocado a recuperar sus habilidades.

  • Estimulación cognitiva y sensorial: las tareas se dirigen a potenciar sus capacidades cognitivas como son la atención y la memoria.
  • Coordinación y motricidad: es importante que los ejercicios favorezcan la actividad motora de los mayores y que  repercutan en su calidad de vida, mejorando su estado físico.
  • Relaciones sociales: el programa de actividades potencian las relaciones sociales con el resto de usuarios, tratando en todo momento de evitar el aislamiento.
  • Aumento de la autoestima: es importante que nuestros mayores se sientan útiles para ganar en autoestima. Las actividades tratan de ayudarles a que se mantengan activos y a prevenir su deterioro cognitivo.

En definitiva, un programa personalizado de actividades para que ellos se sientan reconocidos y puedan afrontar los desafíos de sus tareas diarias.