Te llamamos
  • 958 98 02 48 info@laalfaguara.com
  • musicoterapia residencia de mayores

    Musicoterapia para levantar el ánimo de las personas mayores

    musicoterapia residencia de mayores

    Las canciones de Antonio Machín son las preferidas por las personas mayores que participan en las sesiones de musicoterapia en los centros y residencias del Grupo La Alfaguara.

    Federico, enfermo de alzheimer y usuario en la residencia María Auxiliadora de Churriana, admite que no sabe por qué le lloran los ojos cuando escucha una de los boleros más populares del cantante cubano. Su mujer ofrece la siguiente explicación: “solíamos bailar esta canción en el guateque”.

    La música, presente en todas las culturas, es lo último que se pierde en la memoria. Desde tiempos inmemoriales, la música ha servido como terapia. El neurólogo y escritor Oliver Sacks relató en varios de sus libros el impacto positivo que puede tener la música en el cerebro de pacientes con graves trastornos. En ‘Despertares’, uno de sus libros más aplaudidos que llevó al cine el director Penny Marshall y que contó con un elenco de actores encabezado por Robert de Niro y Robin Williams, se cuenta la experiencia de pacientes con parkinson y con encefalisis letárgica que reaccionan de forma sorprendente al estímulo musical.

    Pacientes sin movimiento alguno, que permanecen congelados, consiguen bailar o personas que no podían emitir una sola sílaba, se atreven a cantar. Todos ellos sintonizan por momentos con su memoria.

    En su libro ‘Musicofilia‘ también profundiza en casos en los que la música logra despertar partes dañadas del cerebro de sus pacientes.

    Musicoterapia en grupo o de forma individual

    En las residencias y unidades de estancia diurnas del grupo La Alfaguara, al menos una vez a la semana, residentes con distintas patologías sintonizan con la música que formó parte de sus vidas gracias a las actividades que organiza el equipo de terapeutas.

    La terapia puede ser en grupo o de forma individual. Las sesiones grupales se dirigen a personas con un deterioro cognitivo leve pero también a los usuarios con un cuadro más moderado o severo.

    En reiteradas ocasiones se ha demostrado que somos capaces de recordar la letra de una canción si va acompañada de la música. A las personas mayores con menos problemas cognitivos se les reta por medio de un concurso a seguir la letra de las canciones que despiden los altavoces de la sala donde se encuentran, y a que identifiquen el autor. Con ello se trabaja la memoria, la atención selectiva y sostenida, el ritmo, la musicalidad…

    Otra forma de musicoterapia en grupo tiene también como protagonistas a usuarios con deterioro cognitivo moderado o grave. En este caso, la música suena de fondo mientras realizan otras actividades, lo que les lleva en ocasiones a seguir la letra o el ritmo de las canciones.

    Por último, la modalidad individual les permite escuchar música a través de auriculares que proporcionan una experiencia más íntima. Por lo general son personas con deterioro moderado con las que se trabaja las emociones, los sentimientos que les embargan en el momento de la escucha y que trabajen las reminiscencias o la memoria.

    Los beneficios son innumerables. La música no solo alimenta el alma sino que es un antídoto eficaz para tratar las depresiones. Además contribuye a reducir la ansiedad y el nerviosismo, mejora la coordinación motriz, estimula el cerebro y favorece el desarrollo emocional y afectivo.

    Sin duda, una herramienta fundamental para mejorar la calidad de vida de las personas con dificultades.

    Los Centros de Día para Mayores de la Alfaguara se blindan ante la Covid-19
    La Alfaguara realiza pruebas PCR para mantener las residencias libres de coronavirus