Te llamamos
  • 958 98 02 48 info@laalfaguara.com
  • WhatsApp Image 2018-05-11 at 13.07.31

    CÓMO UNA EXPERIENCIA SE CONVIERTE EN APRENDIZAJE DE LA VIDA DIARIA

     

    Hola, soy Lucía Samaniego psicóloga sanitaria, y hoy quiero compartir con vosotros mi experiencia. Hace casi dos años tuve la gran suerte, y digo “gran suerte”, porque hoy en día lo es; de encontrarme con grupo La Alfaguara, un centro de día para personas mayores. Al principio pensé, el típico centro donde se cuida de las personas mayores de forma rutinaria y se vela por su bienestar. Pero cuando apenas llevaba un par de semanas instalada, pude darme cuenta de que éste no podía ser el “típico” centro si te encuentras:

    Con lunes que no son el principio de la semana, sino nuevos días, de superación, carisma y oportunidades.

    Con un comedor donde no solo se reparten vitaminas o pastillas; también energía y risas a borbotones. Sin duda, el complemento energético básico para toda la semana.

    Con baños donde te maquean y te quitan años.

    Sillones, sillas y taburetes que no sirven para sentarse, sino para sostener el peso de los años y de toda una vida entera.

    Con sonrisas que dibujan sonrisas.

    Miradas que TRASPASAN, y cuando digo traspasan, me refiero a esas que llegan y se quedan para siempre.

    Con besos y abrazos infinitos: en cada puerta, en cada sala, de cada persona del centro; de esos que reconfortan y no sólo dan cariño, de los que te dicen, sigue adelante, estoy contigo, estamos aquí.

    Con familiares que miran desde fuera todo este trabajo, y luego, sin decir palabras, agradecen con gestos que reconocen el buen hacer, nuestro buen trabajo.

    Con usuarios, es decir, con personas de experiencia, que no dejan de enseñarte cada día que la vida no se mide en años, sino en MOMENTOS. Personas que no se olvidan de tu esencia aunque no sepan ni tu nombre ni el suyo. Que se pierden cada pocos segundos pero vuelven a encontrarse en cada una de tus palabras. Que de repente, no entienden nada, se enfadan, gritan y lloran; pero cogen tu mano con plena confianza y te siguen como si no hubiera pasado nada. Que aprenden contigo y te enseñan por el camino. Que bailan y cantan como nadie y te invitan a pasear por la vida al ritmo de sus coplas favoritas. Que dan todo sin esperar nada a cambio. Que se aferran a la vida por eso, por MOMENTOS como los que compartimos todos aquí cada día.

    WhatsApp Image 2018-05-11 at 13.26.57

     

    Y como no, con trabajadores, perdón, quise decir COMPAÑEROS. Pero no me refiero a esos que comparten estancia en un mismo lugar, estudios, un trabajo o una misma afición… Me refiero a los que acogen con los brazos abiertos desde el primer día; a los que no se cansan de repetir para enseñarte; a los pacientes; a los que escuchan y se ponen en el lugar del otro; a los que cogen el humor como filosofía para todo; a los buenos trabajadores, que apoyan y te reafirman en el trabajo; a los que ayudan en su trabajo y en el tuyo; a los que te demuestran que te quieren y te apoyan de verdad… Me refiero, a éste EQUIPO, a mi equipo durante estos casi dos años; porque no hay nada mejor que estar en el mismo equipo para crear los mejores MOMENTOS. Sentir que tienes un grupo de compañeros que te facilita el camino para enriquecerte como persona y como profesional, sólo puede conseguirse con uno de estos equipos.

    A esto es a lo que me refiero cuando digo experiencia como aprendizaje de vida.

    “No son los años los que nos hacen madurar, ni las experiencias vividas… sino lo que somos capaces de aprender de ello”. Y yo, sin duda, he aprendido con “ELLOS”: equipo La Alfaguara.

    WhatsApp Image 2018-05-11 at 13.07.31

                                                                                                                  Mil veces, GRACIAS.

    Lucía Samaniego Gavilán
    Licenciada en Psicólogía – U.E.D. La Alfaguara Baza

     

    REMINISCENCIA PASEANDO POR GRANADA
    EL SENTIMIENTO DE CULPA TRAS INGRESO EN RESIDENCIA (2/2)