Los Centros de Día para Mayores de la Alfaguara se blindan ante la Covid-19

Centro de Día para mayores Nívar

Las unidades de Estancia Diurna del grupo la Alfaguara han reabierto sus puertas a las personas mayores después de un tiempo de confinamiento y el cierre posterior de centros que decretó en septiembre el Gobierno andaluz para evitar el contagio de la Covid-19. En realidad, los trabajadores y el equipo de profesionales que están al frente de los Centros de Día de Mayores del grupo la Alfaguara no han dejado de atender las necesidades de los usuarios, bien por teléfono o en visitas a domicilios bajo estrictas medidas de seguridad.

Es el caso de la Unidad de Estancia Diurna de la Alfaguara en Nívar, cuya directora Aurora Rodríguez Castellar ha comprobado de primera mano la evolución de los mayores que acuden puntualmente al centro para participar en distintas actividades.

Afortunadamente, ninguno de los usuarios ha contraído la enfermedad gracias a la decisión del Grupo La Alfaguara de contratar los servicios de un laboratorio que realiza un control y seguimiento semanal de los mayores que residen o acuden a sus instalaciones. “Desde julio, una vez por semana se les hace la PCR de forma sistemática, lo que nos da mucha tranquilidad porque nos permite llevar un control y evitar que, en caso de positivo, se propague”, explica Aurora Rodríguez.

Pendiente en todo momento de los mayores

El coronavirus ha alterado las condiciones en las que se prestaba el servicio. Se han extremado las medidas de seguridad en las instalaciones y las excursiones han quedado relegadas a paseos por las inmediaciones del centro de día, un lugar privilegiado por estar junto al campo.

“Las actividades han variado bastante por la Covid. Antes hacíamos muchas visitas dinámicas al exterior, ahora intentamos reinventarnos y tratar de introducir alguna novedad. Por ejemplo, el otro día vino un cocinero y nos hizo una paella en la terraza en la que los mayores participaron añadiendo ingredientes. Otros se atreven con las gafas de realidad virtual o se entretienen con las videoconsolas Wii… Intentamos con ello que las actividades sean más entretenidas, limitando las salidas a paseos por el campo que lo tenemos al lado”, precisa la directora.

unidad de Estación Diurna Nívar

Durante los periodos en los que las autoridades sanitarias ordenaron los cierres de las centros de día, el equipo de profesionales siguió realizando un seguimiento exhaustivo de los mayores: “Nos dedicamos a realizar atención telefónica y telemática, llamando a los domicilios todos los días para saber cómo se encontraban, qué necesitaban, si podíamos echar una mano y, de paso, llevar un control y seguimiento de todos los mayores, principalmente de los que son autónomos y viven solos. Luego el contacto fue presencial con visitas domiciliarias con EPIs y medidas de seguridad para dar apoyo y ánimo a nuestros mayores. También les hicimos llegar cuadernillos personalizados con actividades y ejercicios para la estimulación cognitiva. Funcionó bastante bien y sobrellevaron mejor estar encerrados en casa, pero no cubría el servicio que necesitan”, reconoce Aurora Rodríguez.

Centro de Día Mayores Nívar

La importancia de los centros de día para mayores o unidades de estación diurna

La suspensión de la rutina de actividades diarias y la imposibilidad de socializar con personas de la misma edad son el detonante para que muchas personas mayores hayan visto mermadas sus capacidades cognitivas y físicas durante el largo periodo de encierro. Además de la pérdida emocional, tan importante para mantener su estado anímico de manera estable.

“La valoración que sacó del confinamiento es que estar en casa para el mayor es perjudicial en todos los sentidos”, sentencia la directora del centro. Un porcentaje alto de usuarios no se ha incorporado aún al centro de día por temor al contagio o porque han sufrido un importante deterioro durante el tiempo de encierro.

Aurora Rodríguez reconoce que las familias “nos llamaban desesperadas porque en casa veían el deterioro y no sabían qué hacer para frenarlo”. “Durante el estado de alarma, como estaban en casa, se podían encargar de los cuidados de sus seres queridos pero, cuando las autoridades sanitarias cerraron los centros en septiembre durante dos semanas, fue horrible para los familiares porque habían retomado su trabajo fuera y se veían en la imposibilidad de cuidar de sus padres. Estamos hablando de personas mayores, muchas de ellas con demencia senil, que es como dejar un bebé solo en casa”.

Aurora Rodríguez entiende que la situación excepcional que supone hacer frente a una pandemia mundial obliga a extremar las medidas de seguridad de los colectivos más vulnerables, entre los que se encuentran las personas mayores.

Lo cierto es que la reapertura del Centro del Día de Nívar y de instalaciones similares han servido de aliento a muchos mayores porque han podido retomar su rutina y disfrutar de la convivencia con personas de su edad. Su estado anímico se ha fortalecido gracias a la atención y el trabajo diario del equipo de profesionales que vela por su salud. Prueba de ello es la alegría que muestran ante las cámaras de Canalsur, que ya han visitado en dos ocasiones a los mayores para interesarse por su estado.

Mientras, en los centros y residencias del grupo la Alfaguara no se baja la guardia. Su salud es lo que importa.

Beneficios de la fisioterapia en personas mayores

Centro de Día de Nívar

Los beneficios de la fisioterapia en mayores han permitido prolongar su ciclo vital, donde a diario no faltan los retos y el afán de superación.

En el Grupo La Alfaguara se cuenta con un equipo profesional de cuidadores que se encargan de aplicar distintas terapias para que nuestros mayores disfruten de mayor calidad de vida. El envejecimiento activo ha logrado cambiar las rutinas diarias de nuestros mayores con el objetivo de que puedan disfrutar en el último tramo de sus vidas de autonomía y mantener a raya el deterioro físico y cognitivo.

Para ello es fundamental el papel de los fisioterapeutas que trabajan a diario en las residencias y Unidades de Estancia Diurna, también conocidas como Centros de Día. Verónica Macías ejerce de fisioterapeuta en la U.E.D. del municipio de Nívar, gestionada por el Grupo La Alfaguara. Reconoce que los primeros días encontró alguna reticencia por parte de alguno de los usuarios, pero con el paso de los días la expectación fue creciendo a medida que la terapia daba resultados.

“Al principio cuesta muchísimo porque son personas que han estado toda la vida trabajando y ahora lo que quieren o pretenden es descansar. Hay quien ha perdido o tiene disminuidas sus capacidades físicas, otros sienten dolor y no se mueven por miedo a que les reproduzca. Nuestro trabajo es estimularlos y convencerles de que el ejercicio diario fortalece cuerpo y mente”, explica Verónica Macías.

mayores Nívar

Su labor diaria en el Centro de Día de Nívar se centra en combinar sesiones individuales y de grupo: “La individual dependerá del tipo de la patología que tenga esa persona: si tiene una artrosis se le hace un tratamiento específico para ello y si tiene una hemiplejía se trabaja sobre esa enfermedad. A nivel grupal intentamos estimular el aparato locomotor pero no de forma aislada. Para ello hacemos sesiones de gerontogimnasia, musicoterapia, gimnasia acuática, juegos…, actividades que mejoren su estado físico y emocional”, detalla la fisioterapeuta.

El objetivo es conseguir un nivel de autonomía óptimo que contrarrestre la disminución de la capacidad de respuesta del cuerpo y el cerebro que ocasiona el envejecimiento.

Fisioterapia en mayores

Las patologías que más se repiten entre nuestros mayores son la artrosis, osteoporosis, artritis, problemas cardiovasculares, diabetes y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson. Sobre estas últimas, los ejercicios de la fisioterapia contribuyen a “mantener a raya” la enfermedad, frenar la evolución de dos enfermedades que conducen a una pérdida progresiva de autonomía.

La terapia musical ofrece muy buenos resultados, según coinciden distintos especialistas. Verónica acostumbra a realizar la gimnasia grupal con música. “Lo hemos probado con personas con Alzheimer y los resultados son espectaculares. Personas que no reaccionaban a casi ningún estímulo, con música son capaces de levantar la mirada, sonreír… Incluso hay casos en los que son capaces de recordar la rutina. Comprobamos cómo una persona que tiene afectada la memoria a corto plazo, asimila en su cerebro un concepto nuevo y consigue recordarlo”.

También es importante el trabajo con las familias. Verónica Macías señala que el papel de los seres queridos que rodean al mayor es fundamental. En los casos de pacientes hemipléjicos, el tratamiento debe seguirse en casa: “Nosotros iniciamos el tratamiento en el centro pero si no se tiene continuidad en casa no sirve de nada. Intentamos mantener el contacto con las familias, incluso mandamos ejercicios específicos para trabajar la movilidad”, comenta.

Mayores Nívar La Alfaguara

Recomendaciones para personas mayores

  • Mantenerse intermitentemente activo para ganar la partida al sedentarismo. Las personas mayores deben evitar permanecer sentadas o tumbadas durante periodos prolongados de tiempo.
  • Es conveniente levantarse al menos cada dos horas para estimular la respuesta de nuestro sistema osteomuscular, cardiorespiratorio y nervioso.
  • Levantarse y caminar contribuye a fortalecer los músculos y prevenir accidentes y enfermedades. Si vence el cansancio, es mejor descansar sentado que tumbado. Se recomienda caminar entre 30 o 40 minutos por la mañana y la tarde para mantenerse activo.
  • Realizar a diario una tabla de ejercicios físicos y cognitivos ayuda a mejorar el estado físico y emocional. Las posibilidades para hacer deporte son infinitas, tanto como la imaginación.

En definitiva, “el movimiento es vida” y conviene tenerlo en cuenta a medida que nos hacemos mayores.

Taller de radio en la residencia de mayores de Churriana de la Vega

Taller de radio

La residencia Virgen María Auxiliadora de Churriana de la Vega, perteneciente al Grupo La Alfaguara, ha puesto en marcha un novedoso taller de radio donde los protagonistas son las personas mayores que cuentan su día a día en el centro.

Mayores con Arte‘ es el nombre del programa piloto que se inició el pasado 5 de febrero en las dependencias de la residencia y que se retransmite en directo a través de Arte FM todos los miércoles de la semana. “Durante una hora u hora y media, nuestros mayores cuentan de primera mano su experiencia en el centro, su adaptación, las actividades que desarrollan y su relación con los demás usuarios”, destaca Mª Ángeles Hermoso Fernández, diplomada en Terapia Ocupacional y directora de la Residencia Virgen María Auxiliadora.

El programa cuenta con la implicación del propio personal técnico que interviene para informar a los oyentes del servicio de atención y ayuda que desde las distintas áreas se lleva a cabo tanto en el centro residencial como en la Unidad de Estancia Diurna o Centro de Día de Churriana de la Vega.

Unas de las secciones del programa se ha llamado ‘Cuéntame cómo pasó‘, donde los participantes —cinco personas mayores por sesión— relatan con sencillez y naturalidad su vida en el centro, una mirada que, además de potenciar su autoestima, contribuye a acercar al oyente la realidad de un centro residencial donde se proporcionan los mejores cuidados y servicios gracias al personal cualificado.

“La experiencia de las primeras semanas no puede ser más positiva. Además de ganar en autoestima, nuestros mayores ejercitan la comunicación, la memoria, la escucha activa y la comprensión. Es una terapia magnífica para mantenerse activos y prevenir su deterioro cognitivo”, explica.

Nuestros mayores, una lección de vida

Otro de los talleres que más expectación ha despertado es el programa de convivencia intergeneracional promovido por el Ayuntamiento de Churriana y el Instituto de Enseñanza Secundaria Federico García Lorca para frenar el fracaso escolar. Gracias a dicho acuerdo de colaboración, los alumnos que han cometido algún tipo de falta o infracción realizan labores de acompañamiento en el centro residencial para enriquecerse de la experiencia de las personas mayores.

 

 

“Nos pareció una idea excelente llevar a cabo una terapia intergeneracional para corregir las conductas de los estudiantes. Lejos de ser un castigo, los alumnos asisten a un experiencia vital muy beneficiosa para su futuro, y ello es posible gracias al contacto directo con los mayores”, explica la directora del centro.

Un técnico del centro se encarga de asignar las tareas que desempeñarán los jóvenes, por lo general de acompañamiento, lo que les sirve también a los mayores para estimular la memoria, estrechar lazos y recuperar cierta vitalidad.

Tener en cuenta la voz de la experiencia cuando nos equivocamos es, sin duda, la mejor lección que se puede aprender en la vida, otra forma de educar en valores.

REMINISCENCIA PASEANDO POR GRANADA

Recuerdos imprecisos de imagenes del pasado que vienen a la memoria visitando la heladería más famosa de Granada, donde los usuarios de La Alfaguara de Nívar han vivido momentos inolvidables con sus seres queridos a lo largo de su vida.

Heladería Los Italianos fue fundada en 1936 y cuenta la historia que la heladería “Los Italianos”, fue inaugurada por un emigrante días antes del estallido de la Guerra Civil, lo que implicó que “no vendieran un cucurucho” porque la ciudad no estaba para ir a comprar helados. El dueño había gastado mucho dinero en adecuar el local por lo que en guerra o no, había que vender helados como fuese después de la inversión realizada, por lo que decidió contratar a las jóvenes más guapas de Granada para que atendieran en el mostrador.

Llevan  80 años en el mismo sitio, es un negocio familiar de origen italiano que en un principio se fundó como “la veneciana” pero todo el mundo los conoce como los italianos. La dueña de la empresa familiar y sus hermanas, recuerdan el origen de la heladería de más éxito en Andalucía, negocio al que le han salido varios novios en todas las ciudades, pero la cuarta generación de la familia todavía se resiste a convertir la heladería en una marca y divulgar el secreto de los helados por otros rincones lejanos a Granada .

      Aprovechamos para agradecer la invitación a nuestros mayores que a través de los sentidos se trasladaron al pasado y abrieron el almacén de los recuerdos.

 

Mónica Vergara Pérez
Responsable Terapia Ocupacional
UED para personas mayores La Alfaguara – Nívar

CÓMO UNA EXPERIENCIA SE CONVIERTE EN APRENDIZAJE DE LA VIDA DIARIA

 

Hola, soy Lucía Samaniego psicóloga sanitaria, y hoy quiero compartir con vosotros mi experiencia. Hace casi dos años tuve la gran suerte, y digo “gran suerte”, porque hoy en día lo es; de encontrarme con grupo La Alfaguara, un centro de día para personas mayores. Al principio pensé, el típico centro donde se cuida de las personas mayores de forma rutinaria y se vela por su bienestar. Pero cuando apenas llevaba un par de semanas instalada, pude darme cuenta de que éste no podía ser el “típico” centro si te encuentras:

Con lunes que no son el principio de la semana, sino nuevos días, de superación, carisma y oportunidades.

Con un comedor donde no solo se reparten vitaminas o pastillas; también energía y risas a borbotones. Sin duda, el complemento energético básico para toda la semana.

Con baños donde te maquean y te quitan años.

Sillones, sillas y taburetes que no sirven para sentarse, sino para sostener el peso de los años y de toda una vida entera.

Con sonrisas que dibujan sonrisas.

Miradas que TRASPASAN, y cuando digo traspasan, me refiero a esas que llegan y se quedan para siempre.

Con besos y abrazos infinitos: en cada puerta, en cada sala, de cada persona del centro; de esos que reconfortan y no sólo dan cariño, de los que te dicen, sigue adelante, estoy contigo, estamos aquí.

Con familiares que miran desde fuera todo este trabajo, y luego, sin decir palabras, agradecen con gestos que reconocen el buen hacer, nuestro buen trabajo.

Con usuarios, es decir, con personas de experiencia, que no dejan de enseñarte cada día que la vida no se mide en años, sino en MOMENTOS. Personas que no se olvidan de tu esencia aunque no sepan ni tu nombre ni el suyo. Que se pierden cada pocos segundos pero vuelven a encontrarse en cada una de tus palabras. Que de repente, no entienden nada, se enfadan, gritan y lloran; pero cogen tu mano con plena confianza y te siguen como si no hubiera pasado nada. Que aprenden contigo y te enseñan por el camino. Que bailan y cantan como nadie y te invitan a pasear por la vida al ritmo de sus coplas favoritas. Que dan todo sin esperar nada a cambio. Que se aferran a la vida por eso, por MOMENTOS como los que compartimos todos aquí cada día.

WhatsApp Image 2018-05-11 at 13.26.57

 

Y como no, con trabajadores, perdón, quise decir COMPAÑEROS. Pero no me refiero a esos que comparten estancia en un mismo lugar, estudios, un trabajo o una misma afición… Me refiero a los que acogen con los brazos abiertos desde el primer día; a los que no se cansan de repetir para enseñarte; a los pacientes; a los que escuchan y se ponen en el lugar del otro; a los que cogen el humor como filosofía para todo; a los buenos trabajadores, que apoyan y te reafirman en el trabajo; a los que ayudan en su trabajo y en el tuyo; a los que te demuestran que te quieren y te apoyan de verdad… Me refiero, a éste EQUIPO, a mi equipo durante estos casi dos años; porque no hay nada mejor que estar en el mismo equipo para crear los mejores MOMENTOS. Sentir que tienes un grupo de compañeros que te facilita el camino para enriquecerte como persona y como profesional, sólo puede conseguirse con uno de estos equipos.

A esto es a lo que me refiero cuando digo experiencia como aprendizaje de vida.

“No son los años los que nos hacen madurar, ni las experiencias vividas… sino lo que somos capaces de aprender de ello”. Y yo, sin duda, he aprendido con “ELLOS”: equipo La Alfaguara.

WhatsApp Image 2018-05-11 at 13.07.31

                                                                                                              Mil veces, GRACIAS.

Lucía Samaniego Gavilán
Licenciada en Psicólogía – U.E.D. La Alfaguara Baza

 

EL SENTIMIENTO DE CULPA TRAS INGRESO EN RESIDENCIA (2/2)

Usuaria y familiar

Usuaria y familiar disfrutando de su tiempo en la residencia La Alfaguara Salar

INGRESO NO ES ABANDONO

El traslado a una residencia no tiene por qué implicar una renuncia a los cuidados sino una delegación de parte de estos (especialmente para los que no estamos cualificados) siendo muy importante la participación desde otros campos.

El tiempo dedicado puede ser de más calidad y más especial, menos estresante y menos centrado en los aspectos prácticos del cuidado. En estos momentos en los que se puede producir un mayor acercamiento entre el residente y sus familiares.

El hecho de ingresar a un mayor en un centro no es una elección sino una opción que se presenta ante la imposibilidad de prestar unos buenos cuidados en el entorno familiar.

 

RESIDENCIA VS CULPA

Una residencia nunca sustituirá al hogar. Partiendo de esa premisa debemos de ser conscientes de nuestras limitaciones y, una vez se tome la decisión del ingreso, confiar en el equipo de profesionales.

Lo primero es confiar en el centro y para ello hay que conocerlo desde dentro, convivir con ellos dentro de él y conocer su parte humana, la forma de trabajar, sus virtudes y sus errores así como convivir con el resto de usuarios.

Para esto es muy importante lo que el centro nos permita realizar dentro de este. En el momento en que veamos que nuestro familiar está siendo bien atendido y querido por los profesionales del centro consideraremos que la idea del ingreso era la mejor posible y abandonaremos el sentimiento de culpa.

Debemos tener en cuenta que por muy adaptado que se encuentre en el centro, siempre va a preferir el encontrarse en su domicilio y por tanto, aparecerá el chantaje emocional.

En los casos en los que las personas ingresan con una actitud poco colaboradora o bien con principios de demencia se produce una dicotomía entre lo que nos dicta la razón y lo que sentimos. En estos casos aún más debemos confiar en los cuidados recibidos.

 

TESTIMONIO PERSONAL

El ingresar a uno de tus mayores en una residencia, es duro…. Muy duro, tanto para ese ser querido, como para aquel que toma la difícil decisión. Hay que luchar tus propios sentimientos. Hay que ser fuerte ante los ojos que te miran implorantes, y hay que hacer oídos sordos ante aquellos que te dicen: “yo jamás lo abandonaría en una residencia” (esto es duro, es una puñalada trapera). Desde mi experiencia como familiar, aprendí dos cosas fundamentales: A CONFIAR Y A DESCONECTAR. Hay que confiar en el centro y sus cuidadores eso es importantísimo. Una vez se consigue esa confianza, hay que desconectar: cuando se sale por la puerta del centro, tras la visita, hay que vivir tu propia vida, y si ocurre algo, ya te llamarán. Los cuidadores JAMAS, van a suplir el amor que se les tiene como hijos, pero SI les van a dar UN CARIÑO que perciben estas personas que de repente vuelven a una infancia ya dejada hace décadas. Como dicen en la película “Y tú quien eres” (Antonio Mercero), “la afectividad, es el único lazo que les une a la vida”. Jamás me arrepentí de mi decisión, y fue uno de los momentos más duros que he vivido hasta ahora, incluso mucho más duro que el día que falleció. Creo, rectifico, estoy convencida, que los profesionales de la geriatría, están hechos de una pasta especial…… PILAR PONS (familiar)

Testimonio tomado de: http://dependenciayterceraedad.blogspot.com.es/2012/01/residencia-versus-sentimientos.html

 

Javier Ortiz Hernández

Director La Alfaguara Salar

Licenciado en Psicología y Master en Gerontología Social

EL SENTIMIENTO DE CULPA TRAS INGRESO EN RESIDENCIA (1/2)

 

El sentimiento de culpa, en cualquier circunstancia de la vida, aparece cuando se produce un choque entre el modelo ideal de conducta interiorizado y lo que se hace en realidad. Se produce una confrontación entre lo que nos han enseñado que debíamos hacer y lo que en realidad tenemos que hacer.

Se trata de una vivencia interna que se produce ante la creencia de haber infringido un principio ético o normal social. Este sentimiento es sin duda, uno de los muchos que nos van a aflorar en el momento de ingresar a nuestro familiar en un centro, especialmente, si se trata de un Centro Residencial donde el mayor no regresa a casa.

Esta culpa por los ingresos en una institución irá decreciendo gradualmente con el paso de los años debido a los nuevos modelos asistenciales (cada vez mayor aceptación de los centros residenciales) y al estilo de vida actual el cual no permite el cuidado de nuestro familiar en el hogar ni la dedicación que este necesita.

Los cuidadores a menudo sienten que llevar a la persona a una residencia es una traición. El pensamiento general es el que debería haberse hecho cargo por más tiempo y se sufre ese sentimiento de culpa.

Usuaria con su hija. Ambas totalmente adaptadas tras un periodo difícil al principio.

Residente e hija totalmente adaptadas al funcionamiento del centro

 

¿Qué nos puede provocar el sentimiento de culpa?

Los principales síntomas que indican que este sentimiento no se está gestionando de manera adecuada son:

  • Físicos: Dolor de estómago, opresión en el pecho, dolor generalizado.
  • Emocionales: Nerviosismo, desasosiego, agresividad, etc.
  • Cognitivos: Reproches, acusaciones a si mismo.

¿Por qué aparece el sentimiento de culpa?

 

  • Ruptura de una promesa: En ocasiones, los cuidadores se comprometen al cuidado de su familiar y posteriormente se ven obligados a la ruptura de dicha promesa. Es importante recordar que las promesas fueron hechas probablemente en una situación completamente diferente, cuando no tenía idea de lo que podría suceder en el futuro.
  • Comparación con otros cuidadores: Hablar con otros cuidadores puede ayudar si bien, no se debe dejar que otras personas que aún cuidan en casa influyan en nosotros. En primer lugar, cada situación y cada enfermo es diferente y no se debe comparar nuestro caso con el de los demás. En ocasiones se tiene a comparar con otros casos los cuales no tienen nada que ver en su enfermedad con el de nuestro caso o bien nuestra situación vital no se parece en nada a la del otro cuidador.
  • “Qué dirán”: Esta afirmación se encuentra muy arraigada, especialmente en los pueblos y en familias actuales. En estos casos las personas que juzgan son totalmente ajenas al núcleo familiar. Dichos comentarios de vecinos o conocidos generan dudas al ingreso y posteriormente.
  • Hechos pasados: En muchas ocasiones, los sentimientos afloran tras el ingreso o la pérdida del familiar si bien estos tienen que ver con la historia previa o la relación entre el cuidador y la persona cuidada.
  • Hechos pasados: En muchas ocasiones, los sentimientos afloran tras el ingreso o la pérdida del familiar si bien estos tienen que ver con la historia previa o la relación entre el cuidador y la persona cuidada.
  • Metas excesivamente altas: Debemos ser conscientes que no existe el cuidador perfecto. No se puede pensar que es posible atender a todas las demandas y resolver todas las necesidades. En el momento en que nuestros cuidados no profesionales no son suficientes no debemos esperar a recurrir a los cuidados expertos.
  • Dedicación de tiempo a si mimo: Pensar que no se tiene tiempo para cuidar a un familiar pero si para salir a tomar algo, ir al cine o atender aficiones. Se debe recordar que estos aspectos son PARTE FUNDAMENTAL del bienestar emocional y que, por tanto, no debemos dejarlos de lado.
  • Recelo ante el centro: El dejar a un familiar ante personas desconocidas, en un lugar desconocido y del cual sólo conocemos lo que hemos visto en las visitas previas. Ante esto es muy importante la confianza y la transparencia que el centro muestre previamente al ingreso y por supuesto, tras este.
  • Disconformidad entre hermanos: Si la decisión del ingreso es consensuada entre todos salvo por una persona, esta tenderá a sentirse más culpable ya que, pese a aceptar la decisión del resto,  aún permanece su rechazo y su recelo. Aceptará la decisión pero no la compartirá.
  • Otros:
    • Culparse de la enfermedad del familiar.
    • Deseo de que fallezca la persona cuidada.
    • Discusiones entre familiares.
    • Distancia entre la persona enferma y el cuidador.

¿Qué estrategias podemos emplear para superar la culpa?:

  • Identificar los sentimientos.
  • Analizar sus causas
  • Expresarlos
  • Aceptarlos
  • Saber perdonarse y conocer los límites como cuidadores.
  • Aprender a escuchar las críticas y las sugerencias.

 

Javier Ortiz Hernández

Director La Alfaguara Salar

Licenciado en Psicología y Máster en Gerontología Social

Mientras yo viva, mi padre no irá a una residencia

     El título de este texto es una frase que escucho con cierta frecuencia cuando digo que me dedico profesionalmente al colectivo de mayores, seguidamente se acompaña con un “pobrecitos”  o con un “qué lástima”.  Esto me hace detenerme y reflexionar sobre la causa de esas afirmaciones.

¿Por qué existe todavía ese rechazo social hacia las instituciones que se dedican al sector?

¿Dónde está el problema?

¿Será el desconocimiento hacia las instituciones?

     Quizás un día vieron en prensa una mala noticia que hablaba de una mala praxis en un centro y generalizó su rechazo a todo el sector. O tal vez, piensan que ingresar a un mayor en una residencia es abandonarlo hasta que cumpla sus días.

     La verdad es que no puedo concluir afirmaciones acerca de esta negativa asociada a dichos centros, pero sí puedo hablar de mi experiencia como profesional del sector.

    Ejerzo como  animador sociocultural en una residencia de mayores, en la que también acuden usuarios en calidad de estancia diurna. La animación sociocultural es un proceso de cambio, que nos permite diseñar, ejecutar y evaluar actividades pensadas para cubrir una serie de necesidades detectadas en el diagnóstico de un colectivo, con un carácter participativo que pretende activar de forma individual y voluntaria a los individuos de un grupo. Tiene la finalidad de alcanzar una mejora en  cuanto a calidad de vida, sin olvidar las características individuales y culturales de los principales agentes del proceso, en este caso, las personas mayores.

     Creo firmemente en la necesidad humana de educar durante todas las etapas del ciclo vital, facilitar aprendizaje y empoderamiento para lograr cambios significativos y beneficiosos para el alcance del bienestar. Las residencias o los centros de estancia diurna, hoy día, se convierte en un recurso necesario tanto para el mayor como para la familia.  Un espacio pensado y creado para cubrir las necesidades incipientes en esta última etapa del desarrollo humano.

     Siendo así cuando me dicen “pobrecito” o “qué lástima”, sólo puedo contestar diciendo que estoy muy feliz por trabajar con personas mayores, por conocer sus individualidades y hacer los espacios y materiales lo más inclusivos posibles,  por erradicar el sentimiento de soledad y por formar parte de un nuevo sentimiento que se despierta (te quiero aunque no me toques nada). A esa gente que sólo ve negativo, también les puedo decir, qué me levanto cada día con la intención de dar a los residentes el máximo de mí para que vivan cada día como si fuera el último.

     Por tanto,  si me paro a pensar en qué me da pena, quizás me la despierten aquellos que no tienen acceso o facilidad para ser partícipes de una residencia como la nuestra.

 

IMG-20170628-WA0000

José González Molina
Técnico en Animación Sociocultural
Residencia y Unidad de Estancia Diurna La Alfaguara – Salar

Cuidando al cuidador

Edad y dependencia están estrechamente relacionadas, por lo que el envejecimiento de la población y los cambios en las formas de organización de la familia, nos llevan al realce del papel desempeñado por las personas cuidadoras.

cuidandoalcuidador1
En diferentes estudios se ha constatado que los cuidadores perciben peor su estado de salud que la población general, siendo más deficitario lo relacionado con la vitalidad (sensaciones de falta de energía o agotamiento) y el dolor corporal,  afectando su calidad de vida y pudiendo provocar consecuencias psicoemocionales, sociales y económicas importantes.

cuidandoalcuidador2

Por lo cual, como una propuesta para mejorar su bienestar, y en compromiso con el cuidado de la salud ocupacional, la Dra. Danira Martínez (Médico Mexicana, Magíster en Gerontología) ha desarrollado en el Grupo La Alfaguara – un programa de diez sesiones grupales semanales dirigidas a los auxiliares formales de la Unidad de Estancia Diurna de Nívar y la Residencia de Salar, basadas en Educación Somática, con énfasis en el Método Feldenkrais, enfocadas principalmente a disminuir los dolores de espalda y las contracturas musculares; sistema de aprendizaje basado en la estimulación de la plasticidad sináptica por medio de la atención y consciencia corporal a través de pequeños movimientos que no conllevan esfuerzo ni malestar.

cuidandoalcuidador3

Los resultados han sido muy satisfactorios, manifestando el alto compromiso de la Dirección por el bienestar de su equipo de trabajadores, y demostrando que son propiamente los centros de trabajo los lugares idóneos para establecer programas de promoción de la salud.

Dra. Danira Martínez

TALLER INTERGENERACIONAL: ELABORACIÓN DE MANTECADOS

   Han pasado ya casi cuatro meses desde Navidad y aún tenemos en la memoria la alegría de actividades propias del momento…

Llegan los niños con su gritos y alegría innata, puro jolgorio… Se ilumina el rostro y en el corazón se despiertan recuerdos, vivencias de años pasados… Da igual que llueva, granice e incluso nieve en La Alfaguara, la memoria empieza a trabajar y la felicidad inunda los corazones de mayores y niños.

Empieza el intercambio entre diferentes generaciones, se comparten habilidades, conocimientos y experiencias todo se transforma en ternura y protección se abre el almacén de los recuerdos y roles… madres, padres, abuelos…

“¿Este niño me recuerda a mi hijo? ¿Mi nieto? Da igual. ¡Estoy feliz!”

           Se respiran vínculos de utilidad, autoestima, ayuda, compartir mutuamente se unen las manos pequeñitas de querer aprender, tocar, explorar junto con las manos de la sabiduría. El tacto me lleva a tantas navidades amasando harina, manteca, almendras para culminar con unos ricos dulces que degustaran mi esposo, hijos y los roles de la vida se despiertan madre, esposa, hija, cuidadoras y protectores de familias que están ahí en el almacén de los recuerdos. Los observo, trabajan motricidad fina, gruesa, coordinación… Pero sobre todo despiertan la felicidad, ternura, amor, protección… Me siento feliz, es un taller con muchos beneficios terapéuticos para todos, a merecido la pena  el esfuerzo de mis alumnos, compañeros, y sobre todo de María Dolores panadera de nuestro pueblo vecino Alfacar que le ha dado la vida muchos roles… Madre, empresaria, abuela pero siempre esta contenta, feliz, nunca pierde la sonrisa… No dudó ni un momento de venir a enseñarnos a colaborar en hacer felices a nuestros mayores y a los angelitos del colegio de Nívar, gracias al director y a la profe que siempre están dispuestos  a que los niños aprendan valores que no los dan los libros, los enseña el trabajo mutuo entre generaciones de diferentes edades… Gracias a todos por hacer que me sienta muy orgullosa de ser Terapeuta Ocupacional en La Alfaguara.

 

Mónica Vergara Pérez
Responsable Terapia Ocupacional
U.E.D. La Alfaguara – Nívar

logotipo_laalfaguara_def