Musicoterapia para levantar el ánimo de las personas mayores

musicoterapia residencia de mayores

Las canciones de Antonio Machín son las preferidas por las personas mayores que participan en las sesiones de musicoterapia en los centros y residencias del Grupo La Alfaguara.

Federico, enfermo de alzheimer y usuario en la residencia María Auxiliadora de Churriana, admite que no sabe por qué le lloran los ojos cuando escucha una de los boleros más populares del cantante cubano. Su mujer ofrece la siguiente explicación: “solíamos bailar esta canción en el guateque”.

La música, presente en todas las culturas, es lo último que se pierde en la memoria. Desde tiempos inmemoriales, la música ha servido como terapia. El neurólogo y escritor Oliver Sacks relató en varios de sus libros el impacto positivo que puede tener la música en el cerebro de pacientes con graves trastornos. En ‘Despertares’, uno de sus libros más aplaudidos que llevó al cine el director Penny Marshall y que contó con un elenco de actores encabezado por Robert de Niro y Robin Williams, se cuenta la experiencia de pacientes con parkinson y con encefalisis letárgica que reaccionan de forma sorprendente al estímulo musical.

Pacientes sin movimiento alguno, que permanecen congelados, consiguen bailar o personas que no podían emitir una sola sílaba, se atreven a cantar. Todos ellos sintonizan por momentos con su memoria.

En su libro ‘Musicofilia‘ también profundiza en casos en los que la música logra despertar partes dañadas del cerebro de sus pacientes.

Musicoterapia en grupo o de forma individual

En las residencias y unidades de estancia diurnas del grupo La Alfaguara, al menos una vez a la semana, residentes con distintas patologías sintonizan con la música que formó parte de sus vidas gracias a las actividades que organiza el equipo de terapeutas.

La terapia puede ser en grupo o de forma individual. Las sesiones grupales se dirigen a personas con un deterioro cognitivo leve pero también a los usuarios con un cuadro más moderado o severo.

En reiteradas ocasiones se ha demostrado que somos capaces de recordar la letra de una canción si va acompañada de la música. A las personas mayores con menos problemas cognitivos se les reta por medio de un concurso a seguir la letra de las canciones que despiden los altavoces de la sala donde se encuentran, y a que identifiquen el autor. Con ello se trabaja la memoria, la atención selectiva y sostenida, el ritmo, la musicalidad…

Otra forma de musicoterapia en grupo tiene también como protagonistas a usuarios con deterioro cognitivo moderado o grave. En este caso, la música suena de fondo mientras realizan otras actividades, lo que les lleva en ocasiones a seguir la letra o el ritmo de las canciones.

Por último, la modalidad individual les permite escuchar música a través de auriculares que proporcionan una experiencia más íntima. Por lo general son personas con deterioro moderado con las que se trabaja las emociones, los sentimientos que les embargan en el momento de la escucha y que trabajen las reminiscencias o la memoria.

Los beneficios son innumerables. La música no solo alimenta el alma sino que es un antídoto eficaz para tratar las depresiones. Además contribuye a reducir la ansiedad y el nerviosismo, mejora la coordinación motriz, estimula el cerebro y favorece el desarrollo emocional y afectivo.

Sin duda, una herramienta fundamental para mejorar la calidad de vida de las personas con dificultades.

Los beneficios de la hidroterapia en la residencia de mayores

hidroterapia residencia de mayores

José María S. es uno de los pacientes de la residencia María Auxiliadora de Churriana de la Vega que acude a la piscina del centro del Grupo La Alfaguara para someterse a sesiones de hidroterapia que le ayuden a superar las secuelas de un ictus.

Las sesiones le han permitido recuperar equilibrio, ganar en sensibilidad y fortalecer los miembros inferiores. Dentro de la piscina ha podido desarrollar la marcha autónoma sin necesidad de aparatajes y sin riesgo de caída. Para ello se ha valido de un estabilizador acuático que le permite apoyar sus manos y mejorar su estabilidad.

Al igual que él otros muchos mayores se someten a distintos tratamientos en la piscina terapéutica de la residencia, bajo la supervisión de la fisioterapeuta María Jurado Díaz y el terapeuta ocupacional Luis López de Priego Rivera.

Hidroterapia para tratar distintas patologías

La hidroterapia es un método de rehabilitación en el que se emplea el agua con fines terapéuticos gracias a la ayuda de energía mecánica o térmica.

En la actualidad acuden usuarios de la residencia para realizar diferentes tipos de terapias, algunos de ellos con problemas neurológicos como es el caso de José María, otros con lesiones musculoesqueléticas y traumatológicas, pero también mayores con problemas de equilibrio que necesitan ejercicios propioceptivos, afectaciones respiratorias o alteraciones del sueño.

Para ello es fundamental contar con las instalaciones apropiadas al servicio de los usuarios del centro. En la residencia María Auxiliadora se dispone de una piscina de dimensiones adecuadas muy centrada en las necesidades de la persona mayor. Tiene la ventaja de la accesibilidad. En ella pueden participar a la vez varios usuarios sin importar su patología, y resulta muy confortable para las sesiones de rehabilitación.

La fisioterapeuta María Jurado Díaz cuenta que cada sesión se cuida hasta el mínimo detalle. La temperatura del agua ronda los 32 grados centígrados para disminuir el tono muscular y facilitar la relajación, y se emplean múltiples instrumentos de rehabilitación para realizar las dinámicas grupales o individuales.

hidroterapia residencia de mayores

La piscina dispone también de accesorios para realizar aromaterapia y luminoterapia, técnicas medicinales en la que se utiliza, en el primer caso, compuestos vegetales y aceites esenciales extraídos de las plantas aromáticas; y en el segundo, baños de luz natural para combatir la depresión estacional, el insomnio o el estrés.

Las sesiones de hidroterapia duran en torno a una hora u hora y media en grupos con un máximo cinco personas. Si el paciente necesita más atención, los grupos se reducen a dos personas.

Gracias al trabajo interdisciplinar del departamento de Fisioterapia y Terapia Ocupacional de la residencia de mayores, se ha logrado mejorar la actividad motora de los mayores ganando en calidad de vida. Además de facilitarles el movimiento dentro del agua, se aprovecha la presión del agua para obtener beneficios terapéuticos, como son los efectos analgésicos, vasodilatadores, sedantes y antiespasmódicos que la hidroterapia produce en el organismo.

Terapia innovadora mediante el uso de gafas de realidad virtual

terapia realidad virtual- La Alfaguara

A sus 75 años, Juan Antonio se recupera de una fractura de húmero en la residencia María Auxiliadora del Grupo La Alfaguara, en Churriana de la Vega, gracias a una innovadora terapia mediante el empleo de gafas de realidad virtual.

Desde hace mes y medio, Juan Antonio recibe sesiones dos o tres veces a la semana bajo la supervisión del terapeuta ocupacional Luis López de Priego, coordinador del área de Terapia Ocupacional y actividades complementarias de ocio y tiempo libre de los centros gestionados por  Grupo La Alfaguara.

Juan Antonio reconoce que la experiencia rehabilitadora “está siendo francamente buena”. “Desde el primer día he notado una mejora importante, sobre todo en el movimiento de la muñeca que tenía paralizada, ganando en movilidad y reflejo”, admite.

El terapeuta Luis López de Priego confirma la evolución positiva que ha experimentado Juan Antonio, el primer usuario del Grupo La Alfaguara en recibir esta novedosa terapia inmersiva a través de las gafas de realidad virtual. “Su rango de movilidad del brazo ha mejorado muchísimo.  Cuando llegó en marzo era incapaz de alcanzar la flexión de hombro y la abducción de manera funcional para sus actividades de la vida diaria. Con la terapia ha logrado en pocos días realizar actividades tan básicas como vestirse o ducharse de forma independiente, entre otras muchas”, explica López de Priego.

¿En qué consiste la terapia con gafas de realidad virtual?

Se trata de una terapia individualizada que se realiza en una sala sin ruido donde no haya elementos que distraigan al paciente. Una vez que se enfunda las gafas, la persona que recibe el tratamiento se adentra en un mundo interactivo a través de una serie de juegos donde el usuario olvida sus limitaciones. De hecho, se convierte en protagonista de una serie de retos que le obligan a ejercitar la parte de su cuerpo afectada por la lesión, en el caso de Juan Antonio su problema en el hombro.

“Se activan con mayor facilidad las neuronas espejo [las células nerviosas de nuestro cerebro encargadas de imitar las acciones que inconscientemente llaman nuestra atención], lo que permite mejorar las capacidades del usuario y llevarlas a un límite que, sin las gafas, sería incapaz de alcanzar”, explica López de Priego.

¿Quiénes pueden someterse a una terapia con gafas virtuales?

La realidad virtual se ha revelado como una herramienta muy eficaz en diversos ámbitos de la salud pero, como cualquier medicina, tiene sus contraindicaciones.

En el ámbito de la población mayor puede resultar muy útil para tratar patologías en miembros superiores ya sean de origen neurológico, como un ictus, un accidente cerebrovascular o traumatismos craneoencefálicos, o por lesiones traumatológicas que acarrean problemas musculares y en articulaciones.

No es recomendable en personas que tienen un deterioro cognitivo severo puesto que el empleo de estas gafas pueden llegar a desorientarles.

¿Qué beneficios se obtienen?

Lo que se busca con este tipo de herramientas es que el paciente se adentre en terapias que, gracias al uso de la tecnología, resulten divertidas y motivadoras, si bien son compatibles con el trabajo que vienen realizando los fisioterapeutas.

En el caso de Juan Antonio se ha logrado mejorar la movilidad pero, además, se han conseguido avances en la atención sostenida, la percepción y la motricidad.

Otras utilidades en pacientes

Si bien el empleo de gafas virtuales en la residencia María Auxiliadora es reciente en el tiempo, el objetivo es aplicar la terapia a otros usuarios de los centros de mayores que gestiona el grupo, siempre que los usuarios presenten patologías donde se puedan lograr avances sin poner en riesgo su salud.

Próximamente se aplicará la terapia a María del Carmen, una usuaria de la residencia María Auxiliadora a la que le amputaron recientemente el miembro inferior izquierdo, y a la que se le pretende ayudar a que camine con prótesis con la ayuda de los terapeutas. Para ello se le invitará a que realice visitas virtuales a distintas ciudades a través de las gafas, con el objetivo de que pierda el miedo a caminar.

De esta forma, el Grupo La Alfaguara se sitúa a la vanguardia en el uso de la tecnología en el ámbito de la salud, donde ya empiezan a aplicarse tratamientos para trastornos como la ansiedad, el estrés, el déficit de atención o la depresión.

Hacemos Hogar

Bienvenidos a María Auxiliadora: la nueva Residencia y Centro de Día de Grupo La Alfaguara en Granada

02_ASEO_00001

La mejor forma de de cuidar a una persona es haciéndola sentir bien, como en casa, por eso en Grupo Alfaguara Hacemos Hogar. Somos un equipo de profesionales cuyo modelo de trabajo gira en torno a un único compromiso y objetivo: el bienestar del mayor. Así lo hemos hecho desde 2007 en todos nuestros centros y así lo seguiremos haciendo en el que ya es desde hace tres meses otro nuevo ‘hogar’: la Residencia y Centro de Día María Auxiliadora.

Os doy la bienvenida a nuestro nuevo centro en Granada. Un espacio en el que cada detalle ha sido pensado y construido para que los residentes (y sus familiares) sientan que están donde quieren estar y no sólo donde deben estar.

Las instalaciones más innovadoras de Granada

Como director del centro puedo asegurar que es una satisfacción enorme trabajar en una de las mejores instalaciones de la provincia. Lo son por:

  • Equipamiento. Contamos con el mejor equipamiento combinando calidad y calidez.
  • Tecnología (edificio con sistema inteligente de seguridad y sostenibilidad energética y con un sistema de climatización que nos permite, por ejemplo, mantener una temperatura constante todo el año de 22,5 grados sin necesidad de ventilación que generan corrientes de aire)
  • Interiorismo (decoración confortable, habitaciones personalizables con vestidor).
  • Otros: Piscina terapéutica, patio-huerto, peluquería, capilla, etc.)

03_PATIO_00003

Pero, sobre todo, como profesional de la atención y cuidado de personas con necesidades especiales, valoro más si cabe el uso que se hace de esas instalaciones, el para qué de las cosas. En este sentido, hemos adecuado cada planta y espacio de la residencia a las necesidades reales de cada mayor en función de su nivel de dependencia. Incluso hemos creado una serie de habitaciones con terraza y cocheras propias para aquellas personas que desean una mayor intimidad e independencia pero sin renunciar a la cercanía, atención y servicios del centro.

Esta diferenciación física a nivel de construcción y funcionalidades no pretende sesgar, más bien todo lo contrario. Cada espacio es atendido por el mismo equipo de profesionales, lo que permite que los mayores creen vínculos afectivos de confianza muy sólidos con sus cuidadores puesto que son atendidos por la misma persona en las mismas  cada día, evitando así la rotación del personal y, por tanto, la despersonalización de los cuidados. 

03_PATIO_00016

Creemos, por tanto, en una asistencia integral en la que cada servicio, actividad o decisión que se toma siempre tiene al mayor y a su familiar como protagonista. Consideramos esto como uno de los pilares fundamentales en la atención al mayor y que más contribuye al cuidado del residente: de su salud, pero también de su sonrisa. Porque de nada sirve proporcionarles un espacio confortable y seguro si no existe un trato cercano, afectuoso. Para Grupo Alfuagara tiene la misma importancia la opinión, creencias, circunstancias y valores de las personas que su atención física, por lo que ambas facetas siempre van de la mano.

Estar plenamente convencidos de ello y esforzarnos por aplicar esa máxima en nuestro trabajo nos ha permitido desarrollar multitud de servicios orientados a mejorar la calidad de vida de nuestros mayores.

¿Qué características hacen especial a la Residencia y Centro de Día María Auxiliadora de Grupo Alfaguara?

Estos son sólo algunos ejemplos:

  • Bienvenida. Tras analizar el historial de vida, preferencias y gustos personales del residente, iniciamos un proceso de adaptación al centro para que realmente lo sientan su hogar. Incluso ofrecemos la posibilidad de que puedan incluir en la decoración de su habitación objetos de su domicilio.
  • Árbol de los sueños. Hemos instalado en nuestro patio inglés una escultura de un árbol de la que se colgarán tarjetas que contengan un sueño todavía no realizado del mayor. Nuestro objetivo será ayudarle a cumplir lo antes posible.
  • Horario de visitas y transporte. No existen franjas de horario restringidas para visitar a nuestros residentes. Cualquier persona o familiar puede venir cuando lo desee para disfrutar de su compañía. También ponemos a disposición de los residentes y familiares un servicio gratuito y diario de transporte entre el centro y sus hogares.
  • Flexibilidad. Adaptarnos a las necesidades de cada residente y de sus familias es una prioridad para Grupo Alfaguara, tanto en el caso de la residencia (elección del menú, de la hora de aseo, de acostarse o levantarse o de salir del centro) como del Centro de Día (la familia puede elegir el horario personalizado que desee e incluso ampliar esa atención al fin de semana)
  • Terapias ocupacionales. Somos pioneros en la implantación de terapias con animales y plantas que estimulen las capacidades cognitivas, sensoriales y físicas de los mayores, pero también afectivas. Por eso estamos adiestrando un Golden Retriever para convivir en el centro, trabajamos con agapornis, mesas de cultivo, etc. 
  • Actividades lúdicas. Es muy importante que el mayor no pierda el contacto con el exterior ni con su realidad y entorno. Para conseguirlo organizamos un intenso programa de actividades recreativas, culturales y de responsabilidad social. Por ejemplo, visitas de barrio para que saluden a sus vecinos de toda la vida, excursiones, programas de voluntariado en Banco de Alimentos, reparto de juguetes en Navidad, etc.
  • Acompañamiento. Nuestra jornada de trabajo no abarca sólo el cuidado físico dentro de la residencia. Además de apartar un tiempo diario para el diálogo, acompañamos a los residentes en cualquier tipo de gestión médica o burocrática que tenga que hacer fuera del centro.
  • Servicios médicos. En el propio centro ofrecemos a los mayores atención médica general y especializada (Logopedia, Odontología, Podología, Psicología, etc.)
  • Servicios sociales. También estamos a disposición de los mayores y sus familiares para gestionar cualquier tipo de ayuda social que puedan demandar, como la tramitación y seguimiento para la Ley de Dependencia.

01_ZONAS_COMUNES_00011

¿Quieres saber más?

La residencia, con capacidad para 78 residentes y 20 plazas de Centro de Día, ofrece tres tipos de habitaciones totalmente personalizables y adaptables a las necesidades mayor. Puedes conocer todos los detalles de las instalaciones y de los servicios pinchando en el siguiente enlace: Residencia y Centro de Día María Auxiliadora.

¿Estás interesado en saber más acerca del centro o nuestro modo de trabajo? Contacta conmigo en el teléfono 958 98 02 48 o a través del correo javier@laalfaguara.com. Nos encantará recibiros en el centro y conversar con un café.

 

Javier Ortiz Hernández

Director de la Residencia y Centro de Día María Auxiliadora.