El grupo La Alfaguara instala filtros HEPA en sus residencias y centros de mayores

purificadores de aire residencias y centros de mayores
El Grupo La Alfaguara ha decidido instalar filtros HEPA en todos los centros de mayores para mejorar la renovación y ventilación del aire y reducir el riesgo de propagación del coronavirus.

La incorporación de estos equipos de uso corriente en hospitales y lugares cerrados forma parte de un conjunto de medidas que la dirección de La Alfaguara viene adoptando desde que se expandió la pandemia para proteger la salud de las personas mayores de los centros residenciales y de las unidades de estación diurna que gestiona en distintos municipios de la provincia de Granada.

“El objetivo que nos mueve sigue siendo el bienestar de las personas mayores. Hace unos meses pusimos en marcha un nuevo servicio para identificar de forma inmediata los brotes de coronavirus por medio de pruebas periódicas de PCR, que nos han permitido a día de hoy mantener nuestros usuarios libres de contagios. Ahora, antes de la llegada del invierno, vamos a instalar purificadores para ventilar el aire y limpiarlo de partículas que pueden ser perjudiciales para la salud, entre ellas el coronavirus”, ha subrayado la dirección del Grupo La Alfaguara.

Filtros HEPA para el bienestar de nuestros mayores

Los purificadores de la serie space con filtros HEPA eliminan virus y bacterias, así como las partículas contaminantes y alérgenos. Combaten también los malos olores y ofrecen información sobre la calidad del aire.

Son dispositivos que mejoran el aire que se respira, obteniendo más confort y seguridad.
“Estamos haciendo un esfuerzo importante desde antes de que se decretara en marzo el estado de alarma, dedicando partidas de gasto al aprovisionamiento de material sanitario y a la limpieza periódica con equipos de ozono para la desinfección, además del esfuerzo que se está haciendo en personal”, ha recordado la dirección de La Alfaguara.

La compra de purificadores es una medida de prevención complementaria a las que se adoptaron en el inicio de la crisis sanitaria, como es el uso de mascarillas, la necesidad de mantener una distancia de seguridad o la incorporación de otros hábitos higiénicos a la rutina diaria.

“Es una medida de protección complementaria para proteger a un colectivo muy vulnerable. En circunstancias tan excepcionales es necesario extremar las medidas de seguridad”, aclara la dirección.

Musicoterapia para levantar el ánimo de las personas mayores

musicoterapia residencia de mayores

Las canciones de Antonio Machín son las preferidas por las personas mayores que participan en las sesiones de musicoterapia en los centros y residencias del Grupo La Alfaguara.

Federico, enfermo de alzheimer y usuario en la residencia María Auxiliadora de Churriana, admite que no sabe por qué le lloran los ojos cuando escucha una de los boleros más populares del cantante cubano. Su mujer ofrece la siguiente explicación: “solíamos bailar esta canción en el guateque”.

La música, presente en todas las culturas, es lo último que se pierde en la memoria. Desde tiempos inmemoriales, la música ha servido como terapia. El neurólogo y escritor Oliver Sacks relató en varios de sus libros el impacto positivo que puede tener la música en el cerebro de pacientes con graves trastornos. En ‘Despertares’, uno de sus libros más aplaudidos que llevó al cine el director Penny Marshall y que contó con un elenco de actores encabezado por Robert de Niro y Robin Williams, se cuenta la experiencia de pacientes con parkinson y con encefalisis letárgica que reaccionan de forma sorprendente al estímulo musical.

Pacientes sin movimiento alguno, que permanecen congelados, consiguen bailar o personas que no podían emitir una sola sílaba, se atreven a cantar. Todos ellos sintonizan por momentos con su memoria.

En su libro ‘Musicofilia‘ también profundiza en casos en los que la música logra despertar partes dañadas del cerebro de sus pacientes.

Musicoterapia en grupo o de forma individual

En las residencias y unidades de estancia diurnas del grupo La Alfaguara, al menos una vez a la semana, residentes con distintas patologías sintonizan con la música que formó parte de sus vidas gracias a las actividades que organiza el equipo de terapeutas.

La terapia puede ser en grupo o de forma individual. Las sesiones grupales se dirigen a personas con un deterioro cognitivo leve pero también a los usuarios con un cuadro más moderado o severo.

En reiteradas ocasiones se ha demostrado que somos capaces de recordar la letra de una canción si va acompañada de la música. A las personas mayores con menos problemas cognitivos se les reta por medio de un concurso a seguir la letra de las canciones que despiden los altavoces de la sala donde se encuentran, y a que identifiquen el autor. Con ello se trabaja la memoria, la atención selectiva y sostenida, el ritmo, la musicalidad…

Otra forma de musicoterapia en grupo tiene también como protagonistas a usuarios con deterioro cognitivo moderado o grave. En este caso, la música suena de fondo mientras realizan otras actividades, lo que les lleva en ocasiones a seguir la letra o el ritmo de las canciones.

Por último, la modalidad individual les permite escuchar música a través de auriculares que proporcionan una experiencia más íntima. Por lo general son personas con deterioro moderado con las que se trabaja las emociones, los sentimientos que les embargan en el momento de la escucha y que trabajen las reminiscencias o la memoria.

Los beneficios son innumerables. La música no solo alimenta el alma sino que es un antídoto eficaz para tratar las depresiones. Además contribuye a reducir la ansiedad y el nerviosismo, mejora la coordinación motriz, estimula el cerebro y favorece el desarrollo emocional y afectivo.

Sin duda, una herramienta fundamental para mejorar la calidad de vida de las personas con dificultades.

Terapia personalizada para evitar el aislamiento de hombres mayores

En el centro residencial y en la Unidad de Estancia Diurna de mayores de La Alfaguara, en el municipio de Salar, han puesto en marcha un programa de terapia ocupacional para tratar de incentivar la participación de los hombres, más reticentes que las mujeres a la hora de implicarse en tareas para prevenir enfermedades y mantener su salud.

Los profesionales terapeutas han constatado que los hombres de edad avanzada son más apáticos que las mujeres cuando toca asistir a los talleres de envejecimiento activo. Para estimularlos y conseguir su implicación, el personal de la residencia y del Centro de Día La Alfaguara de Salar se ha visto obligado a adaptar las actividades a sus necesidades.

Sentirse reconocidos

“Ellos quieren sentirse útiles, que lo que están haciendo sea importante o valioso, que no les resulte una actividad infantil o lo consideren un esfuerzo vano”, explica Mónica Vergara, directora del complejo geriátrico de La Alfaguara en Salar.

En la actualidad son quince los mayores que participan de un programa de terapia ocupacional personalizada que consiste en la realización de actividades con materiales con los que han estado familiarizados durante su experiencia vital y bagaje personal, en este caso madera, cuerdas o esparto. “La mayoría de ellos son personas que han desarrollado su vida en el mundo rural, en tareas relacionadas con la agricultura a los que les cuesta implicarse en otras actividades de animación donde la mujer es más desinhibida y espontánea”, argumenta.

WhatsApp Image 2020-01-21 at 6.59.54 PM (1)

El resultado no ha podido ser más satisfactorio. Hoy los hombres de edad avanzada, residentes y usuarios de los servicios de La Alfaguara, disponen de un amplio abanico de ocupaciones que incluyen también trabajos de jardinería y con piezas mecánicas.

Principales beneficios de la terapia ocupacional

La directora Mónica Vergara destaca el trabajo terapéutico para mejorar las capacidades de los mayores, en este caso de los hombres, muy enfocado a recuperar sus habilidades.

  • Estimulación cognitiva y sensorial: las tareas se dirigen a potenciar sus capacidades cognitivas como son la atención y la memoria.
  • Coordinación y motricidad: es importante que los ejercicios favorezcan la actividad motora de los mayores y que  repercutan en su calidad de vida, mejorando su estado físico.
  • Relaciones sociales: el programa de actividades potencian las relaciones sociales con el resto de usuarios, tratando en todo momento de evitar el aislamiento.
  • Aumento de la autoestima: es importante que nuestros mayores se sientan útiles para ganar en autoestima. Las actividades tratan de ayudarles a que se mantengan activos y a prevenir su deterioro cognitivo.

En definitiva, un programa personalizado de actividades para que ellos se sientan reconocidos y puedan afrontar los desafíos de sus tareas diarias.

Salidas y excursiones en los Centros de Día para romper la rutina de las personas mayores

centro de dia Nivar

Salir de la rutina diaria y activar el cerebro. Las personas mayores que acuden a la Unidad de Estancia Diurna La Alfaguara de Nívar han dado un salto cualitativo en sus vidas gracias a las salidas y excursiones en grupo que se organizan desde el centro.

Este tipo de actividades lúdicas tienen una función terapéutica esencial para fortalecer las relaciones en grupo, la autoestima y la movilidad de las personas mayores.

Quien mejor lo sabe es su directora, Aurora Rodríguez Castellar, muy satisfecha con los resultados que esta terapia ofrece en el plano emocional y social a los mayores. “Tratamos de organizar cada quince días actividades fuera del centro para estimular el funcionamiento cognitivo de nuestros usuarios. El beneficio que obtienen es brutal porque mantienen un ritmo de vida activo y recuperan la ilusión”, apunta la responsable del Centro de Día La Alfaguara de Nívar.

Descubrir nuevos lugares y experiencias inigualables

En algunas de sus últimas salidas han podido disfrutar del contacto con los caballos del centro de equitación de Cenes. Otros, a su avanzada edad, han descubierto por primera vez el mar en los viajes organizados a la costa de Granada, o han podido ejercitarse en verano en la piscina adaptada de Güevéjar o acudir a festejos o fiestas populares. También han tenido oportunidad de sentirse como “reinas” en el hotel de lujo Alhambra Palace, con las mejores vistas panorámicas de la ciudad de Granada. O simplemente intercambiar experiencias con menores en colegios o con personas con discapacidad en el Hospital de San Rafael; encuentros todos ellos enriquecedores que forman parte de los programas de envejecimiento activo y saludable que se promueven desde el centro.

Mayores con deterioro cognitivo y depresión

La directora de la Unidad de Estancia Diurna La Alfaguara de Nívar, Aurora Rodríguez Castellar, cuenta que se intenta implicar en las salidas y excursiones en grupo a casi la práctica totalidad de los usuarios que acuden al Centro de Día, a excepción de los mayores que, por su enfermedad, requieren de mayor atención, cuidados y actividades específicas.

Por lo general, los usuarios que acuden a las excursiones son personas con deterioro cognitivo a veces provocado por un ictus o por una demencia, y también mayores con enfermedades depresivas que viven encerradas en su mundo y sin apenas comunicación.

Para hacer posible las escapadas, el Centro de Día despliega un amplio operativo logístico, en ocasiones hasta cuatro furgonetas perfectamente adaptadas a personas con movilidad reducida, además del equipo de profesionales que está pendientes del cuidado y bienestar de los usuarios.

“El cambio que experimentan es muy importante. Son salidas que contribuyen a su bienestar físico y psicológico, y que les ayuda a relacionarse”, subraya Aurora Rodríguez.

Excursiones y salidas en grupo

Una de las excursiones y salidas en grupo de los mayores del Centro de Día de Nívar se realizó a la costa de Granada.

Principales beneficios de las salidas y excursiones en grupo

Descubrir o visitar nuevos lugares no es el único beneficio que las salidas y excursiones en grupo aportan a nuestros mayores. A continuación se enumeran las principales mejoras que se obtienen de dichas escapadas:

  • Fomento de una vida activa y saludable: las salidas son una magnífica terapia para sentirse lleno de vida y una oportunidad inmejorable para romper con la monotonía. Además de la mejora en lo emocional y en lo físico, está el componente saludable que ofrece el contacto con la naturaleza.
  • Ejercicio de memoria: las experiencias de viajar o salir al exterior activan la salud cerebral y ejercitan la memoria. Hay una estimulación cerebral positiva cuando uno se pone en marcha. En el Centro de Día de Nívar se trabaja la memoria colectiva, tratando a posteriori de que los protagonistas, los propios usuarios, recuerden lo vivido en cada una de las salidas.
  • Se combate la depresión: está demostrado que los paseos o salidas al exterior reducen los síntomas depresivos y fortalecen el ánimo y la salud mental de nuestros mayores.
  • Mayor socialización: viajar ofrece la posibilidad de afianzar las amistades y mantener contacto con otras personas o colectivos. En la Unidad de Estancia Diurna La Alfaguara se organizan encuentros intergeneracionales con colegios y guarderías, e incluso en Navidad acuden al Hospital de San Rafael, donde tienen contacto con personas con discapacidad. “Las personas mayores, por su edad, tienen más empatía que nosotros”, reconoce Aurora Rodríguez.
  • Fomentar la percepción espacio temporal y la coordinación: las personas mayores presentan problemas de confusión y desorientación. Muchas de las actividades se orientan precisamente a proporcionar en la medida de lo posible una mayor comprensión de lo que les rodea, además de tratar de mejorar su autoestima y su sensación de control.

Si tienes algún familiar que necesite escapar de la rutina o mejorar su estado de ánimo, anímale a participar en todas aquellas actividades que le permitan relacionarse con los demás. En el grupo La Alfaguara ofrecemos una servicio integral de atención a las personas mayores y sus familiares con un amplio programa de terapias ocasionales para fomentar el envejecimiento activo. No dudes en ponerte en contacto con nuestros profesionales.

El Centro del Día de Baza, nueve años de dedicación a las personas mayores

Los profesionales del Centro de Día de Baza dan mucha importancia a las salidas en grupo porque afianzan los lazos de unión.

Los profesionales del Centro de Día de Baza dan mucha importancia a las salidas en grupo porque afianzan los lazos de unión.

La Unidad de Estancia Diurna La Alfaguara cumple en noviembre su noveno aniversario, prestando atención a las personas mayores. El cuidado de ancianos en Baza está en manos de profesionales que dedican su tiempo y esfuerzo a mejorar su calidad de vida.

Desde de que en 2010 abriera sus puertas en la carretera de Ronda, en un emplazamiento estratégico situado junto al Centro de Salud, el Centro de Día La Alfaguara de Baza ofrece a sus usuarios durante los siete días de la semana un servicio integral e innovador que cumple con su función de apoyo a las familias. Sin duda, el lugar idóneo para todas aquellas personas mayores que permanecen en su hogar y que requieren ayuda para mejorar su salud y movilidad sin tener que ingresar en una residencia de ancianos.

En la actualidad, la Unidad de Estancia Diurna atiende a un total de 45 usuarios con edades comprendidas entre los 65 y 88 años que participan en distintas actividades y programas de envejecimiento activo y de prevención de la dependencia.

La directora de la Unidad de Estancia Diurna, Mª Piedad Hortal Molina, destaca la gran labor que desarrolla en el centro un equipo multidisciplinar compuesto por doce personas entre fisioterapeutas, enfermeros, terapeutas ocupacionales, psicólogos y auxiliares.

Trato personalizado

Todos los profesionales intervienen en los distintos programas que se llevan a cabo de forma individualizada y en grupo con el objetivo de “mejorar la autoestima de los propios usuarios, favorecer su relación familiar en casa, ejercitar la actividad física para mantener su autonomía y establecer una programación de trabajo que repercuta de forma positiva en su salud”.

Mª Piedad Hortal Molina explica que la rutina de trabajo de los usuarios que son atendidos en el Centro de Día de Baza, en horario de 09:00 a 18:00 horas, incluye actividades individualizadas en función de su patología, y también programas de terapia ocupacional en grupo como manualidades para trabajar la psicomotricidad con actividades físicas y otros ejercicios de estimulación cognitiva relacionados con la memoria. Precisamente, la terapia musical, una actividad que se asocia al bienestar y la diversión, ayuda a personas mayores que sufren de problemas de memoria.

Se presta de igual modo especial atención a los talleres relacionados con los cuidados y la salud, donde la alimentación y la higiene centran buena parte de la programación.

Este tipo de actividades responden a los problemas que padecen muchas de las personas mayores que acuden a la Unidad de Estancia Diurna La Alfaguara, en su mayor parte con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson, o con síntomas de depresión.

Servicios profesionales para el cuidado de ancianos en Baza

Para ello se disponen de modernas instalaciones que se adaptan a la normativa, equipadas con el material necesario para el cuidado de los usuarios: salas de terapia y fisioterapia, una sala común y salón de estar, otra sala para los más dependientes, aseos y baño con grúa para facilitar la higiene, y un comedor office.

El Centro de Día de Baza cuenta con un servicio de ayuda a domicilio del usuario, reparto de desayuno, comida y merienda; servicio de aseo y ducha, medicación y acompañamiento médico, asesoramiento a las familias, terapia ocupacional y cognitiva, asistencia psicológica y sesión de fisioterapia.

Excursiones y salidas saludables

El equipo de profesionales concede mucha importancia a las actividades de ocio que se realizan fuera del centro, excursiones y salidas en grupo que se suelen realizar durante los fines de semana y festivos y en las que suele ser habitual la presencia de familiares que ofrecen apoyo emocional a sus seres queridos. Son salidas que afianzan los lazos de unión entre los usuarios, familiares y profesionales.

Así, con motivo del Día Internacional de las Personas Mayores que se celebró el pasado 1 de octubre, los usuarios visitaron junto a familiares las Cuevas de Aljatib, un complejo rural de alojamientos donde pudieron disfrutar de magníficas vistas panorámicas de la comarca.

Imagen de la visita a las cuevas de Al Jatib con motivo del Día Internacional de las Personas mayores que se celebró el 1 de octubre.

Imagen de la visita a las cuevas de Al Jatib con motivo del Día Internacional de las Personas mayores que se celebró el 1 de octubre.

Durante el verano son también más habituales las salidas a la piscina, donde se llevan a cabo sesiones de hidroterapia para tratar de lesiones y mejorar la movilidad a personas que han perdido parte de su capacidad motriz. No faltan tampoco las citas con las festividades populares y otras celebraciones frecuentes en el periodo estival que entretienen y divierten a nuestros mayores.

Fiesta de aniversario

Precisamente, entre las próximas salidas programadas hay una muy especial que tendrá lugar a principios de noviembre con motivo del noveno aniversario de la apertura de puertas de la Unidad de Estancia Diurna La Alfaguara de Baza. El personal del centro ultima los detalles de un programa de actividades que se desarrollará en el propio centro y en el exterior, en alguno de los parques municipales que reúna las características para pasar un rato ameno y divertido en compañía también de los familiares.

Un día de celebración en el que los protagonistas son los usuarios, su entorno familiar más cercano y los propios cuidadores que les ayudan en el día a día a superar las barreras.