Beneficios de la participación en actividades de las personas mayores

El aumento de la esperanza de vida en España ha provocado un interés por mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas mayores. Entre los factores que se relacionan con la satisfacción vital de las personas mayores y con su bienestar psicológico se encuentra la participación en actividades.

La participación en actividades influye en la imagen que las personas tienen sobre sí mismas, incrementando su autoestima y la percepción sobre su autoeficacia, hace que se sientan más felices y modifica la forma en la que se enfrentan a los problemas de la vida diaria.
Sin embargo, no todas las actividades que realizan a diario las personas mayores contribuyen a su satisfacción vital. Por ejemplo, participar en actividades de ocio sí es efectivo para que se sientan más felices, pero otras actividades consideradas como “obligadas” como trabajar o limpiar, no contribuyen necesariamente a incrementar la satisfacción con la vida.

Además, cuando las actividades se realizan en compañía tienen mayor impacto sobre la felicidad que si se realizan en solitario, ya que disminuyen los niveles de soledad e incluso pueden retrasar la aparición de la dependencia. Por lo que promover la participación social de las personas mayores en centros de día y residencias mejora la calidad de vida de éstas y se asocia a una mayor felicidad y una disminución en la mortalidad.

Por lo general la participación en actividades suele disminuir con la edad, además las actividades que realizan las personas mayores suelen ser actividades pasivas. De esta manera las generaciones más mayores realizan más actividades de ocio pasivo como ver la televisión u oír la radio, practican menos deporte o participan en menos actividades culturales comparados con la población general. Por lo que los centros de atención a personas mayores, como los del grupo La Alfaguara, juegan un papel muy importante para erradicar esta mayor “pasividad”. Promoviendo la participación social de las personas mayores, su participación en actividades de ocio enriquecedoras, productivas y satisfactorias. Lo que finalmente incide en una mayor felicidad de éstos y a una mayor esperanza de vida libre de dependencia.

Laura Rubio Rubio
Licenciada en Psicología
Doctora en Gerontología Social